Exhortan a vecinos de Nueva Orleans para que huyan a refugios

Nueva Orleans, EEUU. El jazz dejó de sonar en Nueva Orleans después de que la mayoría de sus 1,2 millones de residentes abandonaran la ciudad, que se encuentra bajo el nivel del mar, ante el temor de que el huracán Iván la inunde.
Sin embargo, a pesar de que todos los pronósticos indican que el centro de Iván tocará tierra hoy en las cercanías de Nueva Orleans, cientos de miles de residentes no quieren o no pueden, hasta ahora, buscar refugio en sitios más seguros, señaló Efe.
El alcalde Ray Nagin dijo que se están buscando soluciones para evacuar a unas 100.000 personas que no tienen automóvil propio y dependen del transporte público.
Las autoridades no han abierto refugios en Nueva Orleans por temor a las inundaciones y el traslado a tierras más altas de la capital del jazz parece ser la solución.
Asimismo, el alcalde reiteró sus exhortaciones para que abandonen la ciudad un buen número de residentes que sí pueden irse pero que insisten en quedarse en sus hogares.
Los meteorólogos informaron que el nivel del mar en la parte norte del golfo de México, donde acecha Iván y está Nueva Orleans, ya ha subido unos 50 centímetros y que ese aumento continuará.
Entretanto, en horas de la noche dos personas murieron en el noroeste del Estado de Florida, luego de que cinco tornados generados por Iván produjeron daños y destruyeron hasta 70 edificios, incluyendo una estación de bomberos.
Las autoridades estadounidenses informaron que las dos primeras víctimas fatales de Iván en Florida se registraron en una zona residencial de Panama City Beach y en Allenton, dijo Reuters.
Además de Nueva Orleans, casi 700.000 personas han recibido también orden de evacuación en el área probable de impacto de Iván, que va desde Grand Isle, en Louisiana, hasta la zona de Apalachicola, en Florida, e inclusive Texas y Mississippi.
Los pronósticos por computadora señalaban que Iván, que ha causado al menos 70 muertos y la devastación a su paso por el Caribe, podría impactar en las cercanías de Mobile, en Alabama.
Entre las áreas que pueden resultar afectadas destacan la península de Bolívar y el Condado Galvestone, en Texas, que podrían ser golpeadas por olas de más de cuatro metros.
Walter Maestri, encargado del área de emergencias de Nueva Orleans, explicó que si Iván u otro huracán de categoría cuatro o cinco golpea directamente la ciudad unas 50.000 personas podrían perder la vida y la urbe desaparecería. «Este podría ser el huracán. Estamos hablando de la pérdida potencial de un gran área metropolitana», declaró a The Houston Chronicle.
La ciudad adquirió, como medida de precaución, 10.000 bolsas para cadáveres.
El Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, informó que Iván, con un diámetro de más de 600 kilómetros, tiene vientos de 225 kilómetros por hora (kph).
Ayer se encontraba a 378 kilómetros al sur de Mobile, es decir, cerca de la latitud 27,3 grados norte y la longitud 88,0 grados oeste.
Aumentó levemente su velocidad de traslación de 14 a 24 kph en dirección norte noroeste y se esperaba que su centro tocara tierra esta madrugada.
Iván, el quinto huracán de la temporada, ha castigado ya a Barbados, Colombia, Granada, Haití, Jamaica, Dominicana, Trinidad y Tobago, las Antillas Holandesas, Venezuela, islas Caimán, Cuba y la península mexicana de Yucatán.
A su paso por Cuba el ciclón causó daños materiales considerables, pero no víctimas mortales. Los sembradíos de tabaco de la Provincia de Pinar del Río no sufrieron a pesar de hallarse en la ruta del fenómeno. Naciones Unidas hasta felicitó al gobierno de Fidel Castro por sus planes de contingencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.