Murió sacerdote cuando apagaba incendio

VIVIANA MUÑOZ
El Nuevo Herald
El sacerdote cubano Jorge Sardiñas falleció asfixiado el martes por la noche, cuando su casa en Fort Lauderdale fue arrasada por las llamas. El prelado, profesor de artes en la Universidad St. Thomas, trató de apagar el incendio con una manguera, pero las protecciones contra huracanes instaladas en las ventanas se convirtieron en una trampa mortal.
Sardiñas, de 53 años, dedicó 26 al sacerdocio, ocho de ellos en la parroquia Our Lady of the Lakes, donde era profundamente querido y respetado por los feligreses, quienes lo recordaron ayer como «un verdadero artista de la vida».
»El padre Sardiñas sentía amor y pasión por las artes», dijo ayer monseñor Franklyn Casale, presidente de St. Thomas, durante una misa oficiada por el descanso eterno de su alma. »Por más de 12 años fue parte esencial de la universidad, donde dio clases de arte a nuestros estudiantes y realizó importantes obras para esta institución, como la Capilla de San Antonio, inaugurada el 10 de febrero, cuyas ventanas y esculturas diseñó y cuyo altar esculpió con sus propias manos», recalcó el reverendo Casale.
Durante la misa, alumnos, profesores y funcionarios administrativos lloraban conmovidos.
»El fue uno de los mejores profesores de la Universidad, apreciaba todas las culturas y todas las razas», expresó la alumna de enfermería Jennifer La Fleur.
»Fue una de las personas más genuinas que he conocido. El lograba que la gente diera lo mejor de sí, era la esencia del catolicismo, brillante, creativo y compasivo», afirmó conmovida la doctora en psicología Judy Bachay.
El prelado nació el 2 de octubre de 1950 en La Habana, y en 1960 llegó a Estados Unidos mediante la Operación Pedro Pan, la cual sacó a miles de menores de la Cuba comunista.
El 14 de mayo de 1977 fue ordenado sacerdote en la Arquidiócesis de Miami, y destinado a la Catedral St. Mary. También sirvió en la Iglesia San Juan Bosco. De él, monseñor Emilio Vallina, señaló: «Era un sacerdote a quien Dios le dio el talento del arte y quien hizo obras maravillosas».
El padre Sardiñas ejerció también el ministerio sacerdotal en la Universidad de Miami y en la Universidad Internacional de la Florida, antes de graduarse de Artes en esta última, para luego obtener un título de maestría en Bellas Artes en la Universidad de la Florida, en Gainesville. En 1992 se incorporó a St. Thomas.
Expuso sus obras de escultura y pintura en Miami, Washington D.C., en Nueva York, en Nuevo México y en Inglaterra.
»A veces pensamos que el Señor se lleva a los mejores, cuando tanta gente mala sigue viviendo. Pero él escribe derecho con líneas torcidas. A lo mejor esos mejores, hacen más falta allí, que aquí. Respetamos más a los santos que a las personas vivas y a esos que se marchan los admiramos después de muertos, muchísimo más, que mientras viven», afirmó el alcalde de Miami-Dade, Alex Penelas.
El martes, alrededor de las 10:30 p.m., un voraz incendio se registró en su residencia, ubicada en 3221 SW 20 Court, en Fort Lauderdale. El sacerdote trató de apagar las llamas con una manguera, pero el humo intenso no lo dejó salir.
Un equipo de rescate llegó a su hogar, pero las contraventanas impidieron que los bomberos entraran rápidamente al inmueble.
Finalmente, al ingresar, encontraron al sacerdote inconsciente en el piso, cerca de la sala. Fue trasladado al Broward General Medical Center, donde fue declarado muerto cerca de la medianoche.
Cuando en una reciente entrevista en La Voz Católica le preguntaron cuál era su mayor logro, el reverendo Sardiñas respondió que haber diseñado todos los elementos litúrgicos de la nueva capilla de St. Thomas, los vitrales, las estatuas, las estaciones de la Cruz, el altar, el púlpito y la pila bautismal. ‘Es mi `momento Miguel Angel’; en este logro han conocido al sacerdote y al artista», recalcó.
Sardiñas dijo que la parte difícil del sacerdocio era estar en »constante escrutinio», y la más satisfactoria era ‘la relación única e insustituible con la gente de la parroquia. Cuando me llaman `padre’, eso para mí no es un título, es una relación».
La Arquidiócesis de Miami informó que su velorio será hoy, de 5 a 10 p.m., en St. Anthony Chapel, Universidad St. Thomas, en 16400 NW 32 Ave. El viernes habrá una Misa de Resurrección, a las 10:30 a.m., en la Parroquia Our Lady of the Lakes, en 15801 NW 67 Av., Miami Lakes.
El padre Sardiñas deja a sus primos Sarah Saborido, Luis Arrizurieta, Sylvia Roepke de la Florida; su hermano Alfredo Sardiñas, de República Dominicana, y sobrinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.