Se eleva el fraude inmobiliario en EE.UU.

CURT ANDERSON / Associated Press
WASHINGTON
El fraude dentro de la industria nacional de venta de inmuebles se ha desbocado en lo que va del año, lapso en el que casi se han triplicado los reportes de actividades sospechosas en comparación con el 2001, dijo esta semana un funcionario de alto rango del FBI.
»Tiene el potencial de convertirse en epidemia», dijo Chris Swecker, ayudante de director del FBI para asuntos de investigaciones criminales.
En los primeros nueve meses del 2004, empresas inmobiliarias y bancos han reportado más de 12,000 casos de actividades sospechosas en comparación con sólo 4,220 en el 2001. Actualmente, el FBI tiene pendientes 533 investigaciones de fraude inmobiliario, en comparación con 102 en el 2001.
Funcionarios de agencias del orden dicen que la prosperidad repentina de los refinanciamientos y préstamos hipotecarios, producto en parte de las bajas tasas de interés, en los últimos años es una de las razones principales del incremento del fraude. El FBI ha identificado a varios »lugares tentadores» del país donde el fraude ocurre con más frecuencia. Algunos de estos estados son Florida, California, Nevada, Michigan, Missouri, e Illinois.
Robert M. Crouch, presidente de la Asociación de banqueros Inmobiliarios, dijo que la industria tiene a un equipo especial antifraude colaborando con el FBI para «exponer esos criminales y llevarlos ante la justicia».
»Nuestros prestamistas han visto que la cantidad y variedad de ardides fraudulentos que se han cometido contra ellos han aumentado en los últimos años», dijo Crouch. «Ha costado miles de millones de dólares a la industria bancaria de inmuebles y otras organizaciones de servicios financieros».
Un ardid fraudulento común es la sobrevaloración de una propiedad, en la que se compra el inmueble, se valora fraudulentamente a un precio mucho más alto y luego se vende rápidamente. Al final, el comprador se queda con una propiedad que vale mucho menos que el total del préstamo recibido.
Otros tipos de fraude se realizan usando carnés y reportes de crédito falsos, o conspirando con »compradores fantasmas» para esconder la verdadera identidad del comprador y falsificar documentos de préstamo.
El fraude inmobiliario es uno de varios delitos graves en los que el FBI se ha estado enfocando en meses recientes. Este esfuerzo, que involucra a 47 oficinas del FBI, ha resultado en la presentación de más de 151 cargos desde principios de agosto. Estos casos representan una pérdida potencial de $3,000 millones para bancos y otros negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.