Muerte de jefe de la AUC revela pugna interna

En Colombia un comandante paramilitar que participaba en las negociaciones de paz fue muerto por orden de otro jefe de su propio grupo, aseguraron las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.
Según informan diversos medios colombianos, el asesinato de Miguel Arroyave, comandante del Bloque Centauros de las AUC -que operan en el centro y sur del país- fue ordenado por Pedro Oliverio Guerrero Castillo, quien dirige una facción del mismo bloque.
En un comunicado publicado en su página de internet, las AUC dicen que Guerrero Castillo «actuó por orden de varios delincuentes, enemigos declarados de la paz y opuestos radicalmente al proceso de desmovilización y reinserción en los Llanos Orientales».
Miguel Arroyave fue asesinado el pasado domingo en el departamento del Meta, a donde viajó luego de obtener permiso del gobierno para abandonar el lugar donde se realizan las conversaciones de paz.
Arroyave fue emboscado en una zona rural y muerto junto a otras cuatro personas que lo acompañaban.
Sigue
El comisionado de paz dijo que al paramilitar asesinado se le proporcionó protección hasta donde la quiso.
Tanto el gobierno como las AUC han dicho que este crimen no afectará el proceso de paz que busca la desmovilización de unos 13 mil paramilitares.
Sin embargo, las AUC dijeron que Arroyave «se desplazó a sus territorios en cumplimiento de una misión de paz sin las garantías suficientes, que el mismo Gobierno debió proveer».
El día del crimen, el comisionado de paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, dijo que a Arroyave se le proporcionó protección hasta donde él mismo la pidió. Luego «continuó su viaje vía terrestre hacia sitio desconocido bajo su propia responsabilidad».
Según Restrepo, la intención del jefe paramilitar muerto era «reunir a sus hombres para proceder a su inmediata desmovilización, tal y como lo había exigido públicamente el señor Presidente de la República».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.