Congresistas colombianos se arman

ISABEL SANCHEZ / AFP
BOGOTA
En la mira de las guerrillas de izquierda o los paramilitares de extrema derecha, los representantes a la Cámara del Congreso de Colombia recibieron pistolas y subametralladoras para su defensa personal, un hecho que abrió una enorme polémica en un país que busca la paz desde hace décadas.
La distribución de 150 pistolas Smith & Wesson 9 milímetros y 45 subametralladoras MP5 entre los 166 representantes forma parte de un dispositivo de seguridad adoptado por el Legislativo para proteger a sus miembros y que también incluye la entrega de carros blindados y aumento en el número de escoltas.
»Dispusimos la entrega de las armas a los respresentantes a la Cámara debido a las amenazas y alto riesgo que tienen la gran mayoría de ellos, entonces tomamos la decisión de reforzar sus esquemas de seguridad», declaró ayer la presidenta de la Cámara, Zulema Jattin.
La entrega de las armas, adquiridas por el Estado a un costo de $1.7 millones, generó una polémica entre quienes las estiman necesarias y aquellos que consideran contraria a la búsqueda de desmilitarizar la sociedad colombiana.
»Claro que estamos buscando la paz en el país, pero qué hacemos los congresistas si los que son de derecha están en la mira de la guerrilla y los que somos de izquierda estamos expuestos a que los paramilitares nos peguen un tiro. Este es el país en que vivimos», dijo el representante Wilson Borja, del izquierdista partido Polo Democrático Independiente (PDI).
Víctima de un atentado contra su vida el 15 de diciembre del 2000, del que salió gravemente herido, Borja recibió una pistola y una subametralladora, y es considerado uno de los congresistas con mayor nivel de riesgo.
Ha recibido varios cursos de seguridad personal con instrucción sobre manejo de armas, tiene a su servicio 13 escoltas y recientemente la Policía le solicitó cambiar de vivienda, puesto que el lugar donde reside actualmente fue considerado vulnerable.
»No sé cuántas personas en el Congreso tendrán la capacidad y la preparación para estar armadas; pero estamos dando un mal mensaje, en este país la gente tiene riesgos, no sólo los congresistas sino que los ciudadanos en general, con esa lógica también tendrían que tener armas. Seríamos 44 millones de colombianos armados», afirmó este miércoles el representante Luis Fernando Velasco.
Igualmente la legisladora Gina Parody rechazó la medida: «Nosotros estamos en una política de desarme, que es lo que queremos en todo el país, y no veo cómo en Colombia los congresistas decidimos armarnos».
Un funcionario de la Cámara señaló que el armamento se encuentra asegurado y que a cada congresista se le entregará el salvoconducto respectivo para la posesión del arma, además de la munición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.