Al menos 2 mil muertos hubo en Haití por huracanes

AMY BRACKEN / AP
GONAIVES, Haití
La cantidad de muertos y desaparecidos a causa de las inundaciones provocadas por la tormenta tropical Jeanne es bastante superior a 2,000, dijeron el lunes las autoridades, mientras trabajadores de ayuda humanitaria planeaban continuar con la distribución de alimentos a los miles de sobrevivientes hambrientos y desamparados.
La semana pasada el presidente estadounidense George W. Bush le pidió al Congreso $50 millones para ayudar a los países caribeños afectados por la tormenta, la mitad de ese dinero para Haití.
Los funcionarios intentaban aún determinar el número exacto de muertos.
El domingo en la noche, el portavoz de la agencia de protección civil Dieufort Deslorges manifestó que se habían encontrado otros cientos de cadáveres, elevando la cifra de muertos de 1,550 a 1,970.
Pero ayer en la mañana, dijo que se cometió un error en la contabilización y que el nuevo número contenía 300 muertos de más.
Sostuvo que las autoridades aún tratan de determinar la cifra exacta.
»Algunos cadáveres fueron contabilizados dos veces», declaró Deslorges.
»Se ha registrado sin embargo un incremento en la cifra de muertos y efectuaremos la corrección esta mañana», manifestó.
En Gonaives y las áreas aledañas, se encontraron unos 1,557 cadáveres, y se piensa que 825 personas permanecen desaparecidas, dijo Carl Murat Cantave, titular de la agencia de protección civil de la ciudad.
Otras 233 personas del área de Gonaives fallecieron por causas relacionadas con la tormenta, debido a enfermedades o heridas por las inundaciones, expresó Cantave.
No había cifras disponibles para otras áreas del país.
Cerca de 300,000 haitianos quedaron desamparados, la mayoría de ellos en Gonaives, por las inundaciones provocadas por Jeanne hace más de dos semanas. Las autoridades manifestaron que la mayor parte de los desaparecidos podrían estar muertos, en el mar o enterrados bajo los escombros.
El domingo, los residentes de esta población encontraron a dos hombres demacrados y semiconscientes y los llevaron a una clínica improvisada que atienden soldados de paz argentinos. Los médicos dijeron que al parecer ninguno de los dos había comido en varios días y tenían trauma psicológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.