Padres conocían problemas de joven que asesinó a alumnos en Argentina

La directora del colegio Islas Malvinas de Carmen de Patagones, donde la semana pasada Rafael S., conocido como Junior, mató a tres compañeros de clase y dejó heridos a otros 5, reveló que los padres del agresor sabían que tenía problemas de conducta.
“Los padres recibieron la información sobre la conducta de Junior, pero no sé si le dieron importancia”, explicó Adriana Goycochea, responsable de la dirección del establecimiento.
Sostuvo que “la familia (de Junior) fue citada en varias oportunidades” para describirles el estado del joven. “Así opera el gabinete psicopedagógico que tenemos en la escuela”, señaló en diálogo con Radio Mitre.
Con respecto a la conducta de Junior, dijo que “tenía una conducta diferente” a la de los demás chicos. Y agregó: “Era muy retraído y tímido, no se integraba al grupo pero cumplía las pautas y no era violento”. “Obviamente nada hacía presagiar la tragedia de la semana pasada” (29-9-2004), resaltó Goycochea.
En la misma línea, señaló que “en el polimodal a veces los padres se alejan de los chicos pensando que ya han crecido”, y “los esfuerzos de los docentes no alcanzan dada la complejidad de la sociedad actual”.
Por otra parte, la directora afirmó que ayer “no hubo actividad escolar normal en la escuela” (Edición impresa). “Los jóvenes, con los psicólogos, van a ver si vuelven al aula o van a otra. La escuela los va a escuchar”, dijo.
Marcha al hospital donde están los heridos
Unos 300 alumnos de colegios de Carmen de Patagones marcharon esta mañana desde la escuela Islas Malvinas hasta el hospital de Viedma, donde permanecen internados tres de los cinco estudiantes heridos en la tragedia de la semana pasada.
La marcha fue encabezada por Marisa, madre de Federico Ponce, uno de los chicos que murió, y por Nicolás Leonardi, que sufrió heridas cuando el agresor efectuó los disparos.
Los estudiantes, con pancartas que muestran las fotos de las víctimas fatales, llegarán hasta el hospital Artémides Zatti, para expresar su solidaridad a Pablo Saldías, Rodrigo Torres y Natalia Salomón, que están fuera de peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.