50 años de prisión para múltiple violador y asesino en México

Un hombre fue sentenciado a 50 años de prisión por la violación y asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, México.
Más de 340 mujeres han sido asesinadas en Ciudad Juárez desde 1993.
Un juez halló culpable a Víctor Manuel García Uribe, alias «El Cerillo», de la muerte de ocho mujeres, que fueron abandonadas en un campo algodonero.
García Uribe, un ex conductor de autobús, había sido arrestado en noviembre de 2001, poco tiempo después de que fueran hallados los cadáveres.
Un colega suyo, Gustavo González Mesa, fue detenido en relación con el mismo caso, pero murió por complicaciones médicas en un penal del estado de Chichuaha, donde se encuentra Ciudad Juárez, luego de una cirugía.
Las autoridades tienen documentados más de 340 asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, situada en la frontera con Estados Unidos, desde 1993 hasta 2004, pero las denuncias hasta ahora han arrojado pocos resultados concretos.
Sólo otro hombre, Abdel Latif Sharif Sharif, detenido en 1995, había sido condenado en relación con uno de los asesinatos.
Diversos grupos de defensa de los derechos humanos y algunas madres de las víctimas han acusado al gobierno de Chihuaha de negligencia, falta de interés, demoras y hasta falsificación de pruebas y uso de la tortura durante las investigaciones.
¿Tortura?
El abogado de García Uribe, Sergio Dante Almaraz, dijo que apelará la sentencia.
Según Dante, tanto su cliente como Gustavo González Mesa fueron arrestados sin órdenes judiciales y fueron torturados para que confesaran.
Existe una confesión del detenido, no hubo ningún apremio
Juez Gustavo Mendoza Gamboa
Sin embargo, el juez Gustavo Mendoza Gamboa, dijo que en el expediente no se aportó nada que comprobara que los agentes de la Policía Judicial del Estado torturaron a García Uribe para obtener su confesión.
«Lo que no está en el expediente no se puede tomar en cuenta, uno debe analizar lo que obra en autos y no cuestiones ajenas», dijo el juez.
«No se pueden soslayar las circunstancias que nos llevaron a esta conclusión. Existe una confesión del detenido, no hubo ningún apremio», añadió.
Poco después de que dictara la sentencia, García Uribe insistió en que es inocente.
«Sólo Dios sabe la verdad, los que hicieron esto conmigo tarde o temprano van a pagar. Desgraciadamente estamos en un estado donde la justicia es ciega. Espero que algún día encuentren a los verdaderos culpables», dijo.
«Maquiladoras»
La mayoría de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez en los últimos diez años trabajaban en las llamadas «maquiladoras», plantas exportadoras instaladas en la frontera.
Las víctimas viajaban solas a su trabajo y después de desaparecer, se las encontraba muertas en el desierto.
A menudo, en sus restos quedaban huellas de haber sido golpeadas y violadas.
En 2003 el gobierno mexicano nombró a una comisionada para atender a los familiares de las víctimas de Juárez -quienes han denunciado persecución de las autoridades- y en enero de 2004 designó a una fiscal especial para que supervisara las pericias y revisara todos los casos.
El mismo día en que se dictó la sentencia contra García Uribe, por primera vez una mujer, Patricia González Rodríguez, fue designada como procuradora del estado de Chihuahua.
González Rodríguez dijo que uno de sus desafíos fundamentales será esclarecer el asesinato de mujeres en Ciudad Juárez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.