Coalición intenta mejorar seguridad urbana en Canadá

R E S U M E N
Las sociedades de todas las naciones se ven afectadas por el delito y la violencia. La opinión pública suele constituir un obstáculo en el desarrollo de políticas eficaces de prevención. Si bien la opinión pública está cambiando lentamente y aumenta cada vez más la conciencia ciudadana sobre las estrategias alternativas a la represión, ello no impide que con frecuencia los residentes se sientan desconcertados, indignados, indefensos o asustados, y que ello les lleve a protagonizar clamorosas protestas públicas, en las que se suelen proponer dos soluciones recurrentes: más policía o aumento de las penas de prisión.
En tanto que organización canadiense dedicada a la prevención del delito, a través de un planteamiento acorde con una sociedad plural, la BC Coalition for Safer Communities (Coalición para una Sociedad más Segura en CB) parte de la premisa de que las medidas que aumentan la seguridad ciudadana frente al delito están más allá de la jurisdicción legal, de los tribunales, de las condenas y de los gobiernos, y que dependen del compromiso y de la transformación social. Las comunidades locales deben jugar un papel vital en la reducción tanto del delito como del miedo al mismo, mediante su acción combinada en áreas tales como los servicios policiales comunitarios, las actividades recreativas, los servicios sociales, las relaciones internacionales, la vivienda y el empleo.
La Coalición para una Sociedad más Segura en CB coordina grupos comunitarios, funcionarios y agencias gubernamentales, así como organizaciones internacionales y otras instituciones que comparten puntos de vista comunes respecto a la relación de la justicia social y los derechos humanos con la prevención del delito y cuyo objetivo común es la promoción de la acción comunitaria como medio para conseguir el cambio social.
La Coalición ha acometido diversas iniciativas que han servido como primeros pasos hacia la transformación tanto de los delitos como de los modelos de represión existentes actualmente en Canadá, contribuyendo así mismo a garantizar de la permanencia de los cambios conseguidos. Todo ello ha implicado la reunión de grupos ciudadanos de más de 40 comunidades de todo Canadá con el fin de movilizar o de asistir a la movilización de sus respectivas comunidades en la toma de medidas relativas al delito y a la represión dentro de las mismas. Así mismo, en un intento de obtener información complementaria sobre las medidas que contribuyen eficazmente a la prevención del delito, la Coalición organizó una conferencia internacional que concluyó con la formación de la International Crime Prevention Practitioners Network (ICPAN) (Red Internacional de Practicantes de la Prevención del delito). Ambas iniciativas se engloban dentro de los diversos proyectos que la Coalición ha emprendido con éxito como parte de un planteamiento holístico para la prevención del delito.
——————————————————————————–
——————————————————————————–
Fechas clave
1992: Desarrollo de una estrategia de base comunitaria para la Columbia Británica del Norte y organización en la provincia de la primera conferencia para la seguridad ciudadana titulada «Creación de Comunidades más Seguras – como hacerlo posible en el Norte».
1994: Constitución de la Coalición como sociedad y creación de una infraestructura de apoyo a la prevención comunitaria del delito.
1995: Elaboración del mapa de los factores sociales y delictivos.
1996: Organización por parte de la Coalición de la primera conferencia internacional para la prevención del delito «Hacia una Transformación Mundial: preparación del Escenario para la Seguridad Ciudadana».
1997: Inicio de una encuesta centrada en grupos específicos de todo Canadá.
——————————————————————————–
——————————————————————————–
D E S C R I P C I Ó N
La Coalición para unas Comunidades más Seguras en CB se constituyó en 1990 siguiendo las propuestas de la conferencia celebrada en la provincia de Columbia Británica bajo el título de «Construcción de Comunidades más Seguras: un Enfoque Integral». Dicha conferencia provincial estableció un anteproyecto para la seguridad ciudadana en Columbia Británica. La Coalición para unas Comunidades más Seguras en CB se constituyó con el objetivo de poner en práctica los principios de la conferencia. Antes se 1990, no existía ninguna otra organización en Columbia Británica o en Canadá que abordara el tema de la prevención del delito teniendo en cuenta las interrelaciones e interdependencias entre factores que tradicionalmente se han tratado como fenómenos separados, la seguridad ciudadana y la sanidad pública.
De acuerdo con los mandatos de la Coalición, la prevención del delito debe estar enfocada ante todo hacia la comunidad local o hacia el barrio. La comunidad local es la unidad organizadora más eficaz, obvia y natural para la prevención del delito, puesto que, debido a sus propias características, puede determinar cuáles son las principales necesidades en materia de prevención y qué puntos fuertes y débiles deben ser tenidos en cuenta para la elaboración de una respuesta a los problemas de delincuencia local. No obstante, la acción de la comunidad sólo resultará eficaz dentro de un marco más amplio de reformas de la política social y legislativa y siempre que se asuma el compromiso de dotar a la comunidad de los recursos necesarios para la prevención.
Estos principios se materializaron con éxito en la primavera de 1997 a través del proyecto nacional de la Coalición para la organización de grupos enfocados a la evaluación de las necesidades locales en materia de prevención del delito. La Coalición colaboró con los organizadores locales de 40 comunidades canadienses de diversos tamaños y características, en la coordinación de los debates entre trabajadores asalariados, voluntarios y otros agentes implicados, en cuanto a las necesidades de cada comunidad para poner en marcha, ampliar o intensificar sus esfuerzos en la prevención de la delincuencia. Las estrategias adoptadas variaron en aspectos significativos de una comunidad a otra conforme a sus respectivos ideales de prevención. Éste constituyó uno de los puntos fuertes del proyecto de grupos de orientación, y sirvió para ilustrar la necesidad de confeccionar estrategias comunitarias de prevención adaptadas a las distintas características, capacidades, debilidades, desafíos e infraestructuras de cada comunidad.
La Coalición continúa trabajando en el proyecto de grupos de orientación, el cual ha evolucionado hacia un proceso de planificación estratégica, ayudando a identificar en cada comunidad las cuestiones, los grupos y los individuos claves para la prevención del delito, e induciendo a las comunidades a poner en práctica medidas destinadas a la prevención de la delincuencia. Desde el encuentro inicial en 1997 de los grupos de orientación de cada comunidad la Coalición ha estado trabajando en el desarrollo de una estructura organizativa que coordine los distintos instrumentos de colaboración, lo cual implica: informar a las comunidades de las medidas que se han demostrado eficaces en materia de prevención según la propia investigación y las actividades desarrolladas por la Coalición en la prevención internacional y nacional del delito; asistir a las comunidades en el diseño y puesta en práctica de procesos y estrategias dirigidas a la prevención; dotar a las comunidades de las herramientas, las técnicas y la información necesarias; proporcionar información acerca de otros recursos disponibles en el ámbito local, nacional e internacional; y facilitar la creación en cada comunidad de mecanismos de evaluación, investigación y comunicación.
Como parte del proyecto, la Coalición ha elaborado un mapa de los factores sociales y delictivos. El objetivo, es crear una imagen clara de las relaciones existentes entre las cuestiones sociales y los factores que contribuyen al delito, tales como la edad, los ingresos, la educación y las tendencias sociales y económicas. En muchos casos esto puede resultar útil a los miembros de la comunidad en el diseño de sus esfuerzos de prevención, al tener en cuenta no sólo las estadísticas de delitos sino también los factores sociales relacionados con sus causas. Desafortunadamente, a menudo es difícil para los miembros de las comunidades locales saber dónde y cómo obtener tal información adicional o cómo analizarla para extraer de ella las estrategias adecuadas. Éste es el motivo por el cual, la Coalición ha desarrollado, como parte de su colaboración con las comunidades, una estrategia para ayudar a los miembros de las mismas a localizar y analizar no ya el delito sino los factores sociales relacionados con él, cuyo conocimiento resulta útil para valorar y planificar mejor las estrategias de prevención local del delito. De hecho con frecuencia los miembros de las comunidades tienen una imagen genérica de la estructura delictiva que no se corresponde con sus realidades locales. La Coalición está actualmente encargándose, en colaboración con seis comunidades de Columbia Británica, de la realización de un mapa del delito. Esta iniciativa será respaldada por una serie de herramientas que actualmente están siendo desarrolladas por la Coalición y que consisten en: una guía impresa para facilitar la orientación en estos temas, titulada «Factores Sociales Y Delictivos: Desarrollo de un Mapa de la Comunidad»; un sumario impreso para explicar al público la delincuencia y sus causas; y un programa de vídeo (que está actualmente siendo procesado) titulado «la Creación de un delincuente: Dónde comienza todo».
Dentro de su campaña de movilización, uno de los desafíos principales a los que debe enfrentarse la Coalición, para poder diseñar una estrategia eficaz y ajustada a las necesidades de cada comunidad, consiste en entender el papel que desempeñan o que podrían desempeñar cada uno de los elementos, programas, organizaciones y agencias existentes en la comunidad (por ejemplo, colegios, grupos religiosos, cuerpos de policía) dentro de una estrategia global de prevención del delito. En este sentido, algunos de los grupos de orientación fracasaron inicialmente a la hora de reunir grupos localmente representativos (que incluyeran, por ejemplo, organizaciones de alfabetización, grupos aborígenes, organizaciones étnico-culturales, grupos de mujeres, colegios, etc..). Así pues, una gran parte del trabajo consiste en ayudar a la población a entender las relaciones entre grupos, incluyendo aquellos segmentos de la comunidad que son vistos como «parte del problema», así como a comprender cómo su propia labor es o podría resultar más eficaz si se integrara dentro del esfuerzo comunitario para reducir el delito y la represión. Una labor clave de la Coalición consiste, por tanto, en establecer relaciones de colaboración entre grupos comunitarios que, de otro modo, podrían permanecer aislados. Para ayudar a que los grupos constituyeran una amplia representación de todos los segmentos que componen sus comunidades, la Coalición les proporcionó una lista en la que se indicaban participantes considerados clave, entre los que se incluía un amplio sector de grupos tradicionalmente excluidos de las discusiones sobre prevención de la delincuencia. Así mismo, la Coalición está trabajando en un proyecto experimental destinado a aumentar la participación de los grupos culturales históricamente marginados de la planificación y de la puesta en práctica de las estrategias comunitarias de prevención de la delincuencia. Con ello se espera crear un modelo que sirva a nivel nacional.
En todos los trabajos que desarrolla, ya se traten de proyectos de formación de grupos de orientación de la comunidad, o de congresoso y proyectos internacionales, la Coalición tiene en gran consideración la opinión tanto de comités consultivos como de otros grupos integrados por personas motivadas y entendidas en el tema. Por otra parte, la propia Coalición se encarga de establecer relaciones entre las distintas organizaciones. La lista de colaboradores incluye: agencias locales y provinciales interesadas en la prevención y reducción del delito y la violencia dentro de las comunidades; representantes del servicio policial, la docencia, los servicios sociales, la sanidad, los trabajadores, la vivienda, las comunidades étnicas, aborígenes y multiculturales, el planeamiento urbanístico y el sistema de justicia; la Union of BC Municipalities (Unión de Municipios de Columbia Británica); docentes, investigadores y profesionales de los medios de comunicación; empresas pequeñas y líderes corporativos; organizaciones nacionales e internacionales preocupadas por la prevención de la delincuencia.
Para favorecer la colaboración entre los grupos internacionales, nacionales y comunitarios que trabajan en la prevención del delito, la Coalición ha facilitado un mayor intercambio de información entre sus principales representantes. En 1996, la Coalición coorganizó la conferencia «Hacia una Transformación Mundial: Preparación del Escenario para la Seguridad Ciudadana» en Vancouver. La conferencia se organizó alrededor de la idea central de que los derechos humanos, la delincuencia y la igualdad están estrechamente interrelacionados y de que la delincuencia florece cuando la igualdad y los derechos humanos están ausentes. La Coalición se comprometió a garantizar que el impulso y la energía generada en la conferencia «Hacia una Transformación Mundial» se consolidara gracias a la puesta en marcha de la International Crime Prevention Action Network (ICPAN) (Red Internacioal para la Prevención del Delito) – una red internacional de carácter informal compuesta por personas que operan en el campo de la prevención del delito y que comparten una visión común sobre la forma de reducir la violencia y la represión. La Coalición se encargó de dirigir los primeros trabajos de coordinación de la red; debido a su dificultad inicial, estos trabajos requirieron un gran esfuerzo y la ayuda de miembros del Comité Directivo Internacional. Las tareas de coordinación de la ICPAN consistieron en la creación del Comité Directivo y en la asistencia a Sudáfrica en tanto que futura organizadora de la Segunda Conferencia Internacional para la Prevención del Delito.
La Coalición en tanto que asociación sin ánimo de lucro, que se rige de acuerdo con los principios de las Sociedades de Columbia Británica, está gobernada por una Junta Directiva compuesta por voluntarios, que se encarga del establecimiento de los objetivos y de la planificación estratégica. Los cinco Directores se eligen en representación de las diversas comunidades y organizaciones implicadas en la educación, la justicia y la seguridad ciudadana. Se presta especial atención a garantizar la presencia de una representación equilibrada, tanto de ambos sexos, como de las Naciones Originales (poblaciones aborígenes de Canadá), dentro de la Junta Directiva. En los próximos meses, la Coalición ampliará su representación incluyendo en ella a miembros del mundo laboral, del desarrollo económico, social y multicultural, de los cuerpos de policía y de las organizaciones jurídicas. Como la mayoría de las asociaciones no lucrativas, la Coalición organiza regularmente reuniones de su Junta Directiva y celebra asambleas extraordinarias, a las que asisten el Comité Directivo y el conjunto de los socios, para debatir las estrategias de la organización.
La Coalición constituye un instrumento eficaz para la organización de encuentros y conferencias que traten problemas específicos del desarrollo de estrategias eficaces para la prevención de la delincuencia y que permitan compartir experiencias cuya eficacia haya sido demostrada en cualquiera de los niveles: internacional, nacional y local. Estos encuentros son altamente participativos y cuentan con una amplia variedad tanto de conferenciantes como de público. Las prioridades y objetivos se alcanzan después de una concienzuda discusión entre participantes y expertos, empleándose a menudo el consenso como modelo de toma de decisiones. Dependiendo de las necesidades del grupo, se puede nombrar un coordinador que supervise los progresos del mismo y que facilite su evolución de forma significativa. La Coalición espera que, gracias a su participación y colaboración en la coordinación de tales encuentros, se consiga una mayor comprensión de la prevención eficaz del delito, la cual va más allá de la reforma punitiva. Esto requiere la movilización de los diferentes colectivos implicados.
Los miembros y afiliados de la Coalición comprenden una amplia variedad tanto de organizaciones como de individuos particulares comprometidos con la reducción del delito mediante la reforma social y legislativa, la acción comunitaria y la adjudicación de recursos que apoyen la movilización ciudadana. Además, todos los socios colaboran con la Coalición en la identificación de las prioridades y de los objetivos.
Uno de los problemas más importantes a los que debe enfrentarse la Coalición es el de la opinión pública. Las encuestas señalan que la población no está bien informada ni de los niveles de delincuencia y represión, ni de los factores que contribuyen a la delincuencia dentro de sus propias comunidades, barrios o familias. Con frecuencia, los canadienses albergan estereotipos incorrectos acerca de la delincuencia dentro de ciertas minorías étnico-culturales y socio-económicas, a las que atribuyen mayores diferencias de las que realmente existen. Es necesario vencer estos estereotipos para desarrollar un mayor sentimiento de experiencia compartida entre los canadienses, con independencia de su modo de vida, en lo relativo a la delincuencia y a otros problemas sociales. De esta forma, se contribuirá a que los miembros de las comunidades locales reconozcan la necesidad de la presencia de representantes de todos los sectores en las tareas de prevención. Durante el pasado año, la Coalición emprendió un proyecto de vídeo, titulado «la Creación de un Delincuente», como herramienta para mejorar la información de la población y de los medios de comunicación sobre este tema. Además, se celebraron audiencias públicas con el propósito de enriquecer el diálogo público, introduciendo factores no habituales en la comprensión de cómo nace y se desarrolla un delincuente. Sin embargo, este es sólo uno de los pasos posibles. La Coalición reconoce que para que se produzca un cambio real en la opinión pública se deben dar más pasos encaminados a la mejora de la información de los medios de comunicación.
En aquellos lugares donde las medidas de la Coalición han obtenido un éxito cualitativo se asume que, en algún momento, el proceso de construcción de comunidades más seguras tropezará, como cualquier otro esfuerzo comunitario, con obstáculos a los que habrá que hacer frente. De momento, el éxito se ha alcanzado en las más de 40 comunidades que han participado en el proyecto de grupos de orientación, y que ha reunido a más de 250 personas, a lo largo de todo Canadá, dispuestas a emprender medidas dirigidas a la reducción de la delincuencia y de la represión, mediante la colaboración y el fomento de la acción dentro de las comunidades.
Si no ha habido ningún obstáculo insalvable a lo largo del proceso ha sido gracias a que la mayoría de los participantes han trabajado en el proyecto como voluntarios. Todas las comunidades reclaman financiación, recursos y el compromiso por parte de todos los estamentos del gobierno en una política de prevención de la delincuencia que conduzca a largo plazo a unas comunidades más seguras. La Coalición apoya y promueve esta reclamación, extendiéndola a la exigencia de mayor información y a la creación de recursos compartidos, a través del desarrollo de un conjunto de recursos comunes de ámbito provincial, que permitan a las comunidades aprender unas de otras y colaborar en sus esfuerzos de prevención de la delincuencia, contribuyendo de este modo a disminuir el esfuerzo y el tiempo que deben emplear los participantes.
En tanto que organización no lucrativa, la Coalición se esfuerza por conseguir la financiación y el compromiso del gobierno, aunque es preciso decir que hasta ahora el apoyo ha sido firme. Desde su comienzo, la Coalición se ha financiado y mantenido cada año gracias al Ministerio de Justicia de Columbia Británica y al apoyo de la Justicia Canadiense, del Servicio Correccional y de otras entidades colaboradoras. Gracias al apoyo de estas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales ha aumentado la capacidad, el compromiso y, fundamentalmente, la sostenibilidad de la Coalición para unas Comunidades más Seguras en Columbia Británica.
Por lo que se refiere a la cuestión de la transferibilidad, la Coalición para unas Comunidades más Seguras en CB constituye una organización destinada a respaldar el cambio y a movilizar la acción de prevención del delito, a través de una gran variedad de iniciativas interrelacionadas e interdependientes y especialmente, como ellos mismos relatan, encaminada a aumentar y extender las redes y la colaboración entre practicantes clave de la prevención de la delincuencia internacionales, nacionales, locales y pertenecientes a grupos comunitarios. Todos sus progresos y proyectos combinados pueden servir a modo de plantilla, que, gracias a su flexibilidad, puede responder a las diferencias existentes entre países en desarrollo y en vías de desarrollo y, en general, servir a cualquier nación que pretenda reducir el volumen de delitos y la represión a través de la información y la transferencia de estrategias. Dado el carácter holístico de la plantilla, será la realidad legal, política, económica y social de cada comunidad la que determine la forma concreta de promover la acción comunitaria real que conduzca a la reducción del delito y la violencia.
——————————————————————————–

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.