Ex nazis permanecen ocultos en Latinoamérica

CASTO OCANDO
Especial para El Nuevo Herald
Más de una docena de presuntos criminales de guerra nazis que enfrentan cargos por participar en detenciones y matanzas de numerosas víctimas del holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, se encuentran activos en algunos casos con identidades encubiertas en varios países de América Latina, incluyendo Colombia, Venezuela y Argentina, reveló un informe internacional.
Según el Centro Simon Wiesenthal (SWC) de Jerusalén, 11 personas vinculadas estrechamente con regímenes pro-nazis y que actuaron como guardias o captores de judíos y comunistas en campos de concentración de Europa, se encuentran viviendo en Colombia bajo diversas identidades. En Venezuela, una cifra no revelada de ex colaboradores del régimen nazi se encuentran activos bajo la aparente complacencia del gobierno de Hugo Chávez, incluyendo al millonario y coleccionista de arte Harry Mannil, que según el informe fue «recientemente expulsado de Costa Rica».
Mannil negó tener un pasado nazi en declaraciones a la prensa venezolana en mayo pasado, y se ha declarado víctima de una persecución por parte del SWC. Efraim Zuroff, director de la oficina de Israel del SWC, dijo que están centrando la atención en países como Colombia y Venezuela porque sus gobiernos se han negado a colaborar para identificar y enjuiciar a criminales de guerra nazis que residen dentro de sus fronteras.
Según Zuroff, »las autoridades colombianas nunca han respondido las peticiones del centro para aclarar el actual paradero de estas personas», mientras que Venezuela «ha fallado hasta el presente en investigar los casos de presuntos criminales de guerra nazis que ingresaron al país».
»Recientemente chequeamos una lista de esas personas y encontramos que no están solicitadas por la Interpol», dijo a El Nuevo Herald William Duarte, vocero del DAS, la policía de inteligencia colombiana.
La embajada de Venezuela en Washington no devolvió una respuesta después que El Nuevo Herald solicitó la versión del gobierno venezolano sobre los señalamientos.
El reporte precisó también que en Costa Rica reside el ex policía ucraniano Bogdan Koziy, que está siendo solicitado por crímenes de guerra en Polonia, mientras que en Argentina existe un número no identificado de presuntos criminales nazis, que habrán ingresado al país al amparo de redes como Odessa, creada por ex oficiales afectos a Hitler, para organizar la diáspora nazi por todo el mundo.
El número es tal que el SWC lanzó una iniciativa en agosto pasado en Argentina, para ofrecer jugosas recompensas a cambio de información que conduzca al enjuiciamiento y castigo de criminales nazis de guerra residentes en ese país del Cono Sur.
Estos presuntos colaboradores nazis que residen en varios países latinoamericanos forman parte de la enorme lista de 940 personas que están siendo investigadas actualmente en todo el mundo por su participación en el holocausto, una buena parte de ellos residentes en Estados Unidos.
Según el informe, existen nueve países latinoamericanos donde han sido capturados criminales nazis o han sido identificados como residentes: Venezuela, Colombia, Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Chile, Costa Rica y Brasil.
La mayoría de estos países, dijo Zuroff, se negaron a responder los cuestionarios y las solicitudes enviadas por el SCW a los gobiernos para obtener información, pedir que se inicien investigaciones o que se capturen a criminales sospechosos de haber participado en matanzas masivas de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.
Argentina, Colombia y Venezuela fueron los que recibieron las peores calificaciones en el reporte del Centro Wiesenthal. Según el reporte: las autoridades de Argentina se han negado continuamente a establecer una unidad especial para investigar el ingreso de criminales nazis al país, y han prohibido el acceso a materiales de archivo relacionados con potenciales criminales.
El gobierno colombiano recibió una lista de 11 personas que participaron en actos criminales en el Báltico y que emigraron al país suramericano después de la Segunda Guerra Mundial. »Las autoridades nunca han respondido las peticiones del centro para clarificar el actual paradero de esos individuos», indicó el informe.
El gobierno de Venezuela también se ha negado a investigar varios casos de sospechosos criminales nazis que ingresaron al país, »y en principio se niegan a dar cualquier información sobre este tema», precisó el documento. Este indica que Estados Unidos fue el país donde más nazis fueron capturados el año pasado.
Entre los procesados se encuentra Jack Reimer, un ex oficial de la temible SS, que participó en la matanza de judíos en Polonia. Reimer fue rastreado en una localidad no revelada de Estados Unidos, donde vivía oculto luego de haber adquirido la nacionalidad norteamericana. Ahora se le ha despojado de la ciudadanía, y espera por su deportación a Polonia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.