8 detenidos por complot contra Audiencia Nacional de España

Madrid. Siete meses después de los atentados perpetrados por terroristas islámicos contra cuatro trenes de la estación de Atocha, el pasado 11 de marzo, la policía española evitó un nuevo ataque de grandes dimensiones en la capital, con la detención de ocho presuntos extremistas que querían hacer volar la Audiencia Nacional con más de 500 kilogramos de explosivos.
Los arrestados, que al parecer estaban vinculados con la red Al Qaida, tenían planes de estrellar un camión cargado de dinamita contra la sede de este importante tribunal, donde trabajan unas 300 personas y donde el juez Baltasar Garzón y otros magistrados instruyen los principales sumarios contra el terrorismo integrista en España, informó DPA.
La presunta célula terrorista, desarticulada en un operativo policial ordenado precisamente por Garzón, estaba aparentemente dirigida por un argelino que desde hace un mes está preso en Suiza por delitos comunes y que previamente había estado en España.
Las detenciones se produjeron en Almería, Málaga, Valencia, Pamplona y Madrid. Los arrestados, en su mayoría argelinos y marroquíes, son musulmanes con antecedentes por delitos comunes, relacionados entre sí por haber estado juntos en prisión.
Según la policía, los detenidos formaban parte de una estructura bajo las directrices de un líder y habían mantenido numerosos contactos con otros activistas en distintos países europeos, Estados Unidos y Australia.
El ministro del Interior, José Antonio Alonso, señaló que la célula no tenía todavía en su poder los explosivos para perpetrar un atentado. No se hallaron armas ni explosivos.
Alonso eludió confirmar o desmentir versiones según las cuales los detenidos intentaron obtener los explosivos del grupo armado vasco ETA.
De acuerdo con el diario El Mundo, un doble agente de los servicios marroquíes y españoles, que ha sido declarado testigo protegido por el juez Garzón, informó que los terroristas detenidos pretendían comprar la dinamita a ETA.
El citado testigo habría afirmado que los detenidos ya habían entrado en contacto con presos etarras para que fueran ellos los que les proporcionaran la dinamita o les pusieran en contacto con aquéllos que tenían acceso a ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.