Temen internacionalización del conflicto colombiano

GONZALO GUILLEN / El Nuevo Herald
BOGOTA
La temida internacionalización de la guerra civil de Colombia continúa siendo una amenaza al menos en los cinco países con los que tiene fronteras terrestres.
Un flujo desenfrenado y creciente de materiales de guerra que militares de Ecuador le venden a las guerrillas colombianas; la confesa admiración que el mandatario venezolano, Hugo Chávez, profesa a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); la sospecha de que esa organización rebelde tenga en marcha proyectos militares con reductos del peruano Sendero Luminoso y campos de reposo en Brasil, son algunos de los factores que sugieren la posibilidad de que se desborde el conflicto colombiano.
En un estudio sobre la situación de las fronteras de Colombia respecto del conflicto armado que vive el país, la firma española privada de seguridad Análisis e Inteligencia (AI), advierte que mientras las fuerzas militares colombianas le imprimen vigor al Plan Patriota que intenta expoliar a las FARC en sus escondites selváticos, esa organización busca refugio y campos de acción en las vecindades.
AI subraya que Venezuela »registra la mayor cantidad de incidentes armados con grupos irregulares colombianos en lo transcurrido del presente año», lo que incluye pescadores fluviales colombianos atacados por militares venezolanos y guardias y civiles venezolanos asesinados por hombres armados, supuestamente colombianos.
Dentro de un contexto político en el que el Presidente Chávez se ha mostrado proclive a las FARC mientras crecen la criminalidad y la violencia en la frontera, AI cree «más que probable que como producto de las constantes intervenciones ejecutadas por irregulares colombianos, pueda presentarse un posible conflicto entre tropas colombianas y venezolanas».
También indica que la próxima compra venezolana de »unos 14» helicópteros de transporte MI-26 y artillados MI-28NE, entre otros materiales, «alterará en forma significativa el balance militar entre ambas naciones y las fuerzas armadas venezolanas tendrán un poder de fuego superior».
Con relación a Ecuador, AI advierte: «somos del criterio que las fuerzas Armadas de Ecuador tienen un acuerdo tácito con insurgentes (de las FARC) para que estos utilicen el territorio ecuatoriano a cambio de no cometer actos de violencia contra las comunidades ecuatorianas…».
A comienzos de este año, las autoridades ecuatorianas, a instancias de organismos de seguridad de Estados Unidos y Colombia, se vieron obligadas a capturar al líder de las FARC alias ‘Simón Trinidad’, quien residía apaciblemente en Quito.
El informe de inteligencia sostiene que su punto de vista coincide con »un informe de 2003 del International Crisis Group (ICG)», según el cual «la policía y el Ejército ecuatorianos han establecido un peligroso modus operandi tanto con guerrilla como con paramilitares y que no los confrontan cuando se quedan en Ecuador para descansar o cuando huyen de las Fuerzas Armadas colombianas».
Los militares de Ecuador, de sus propios arsenales constantemente venden a las FARC armas, municiones y explosivos y les proporcionan campos de reposo en la frontera, de acuerdo con otras fuentes de inteligencia consultadas.
Las ventas ecuatorianas de materiales de guerra a las FARC van desde cohetes M-72 hasta fusiles por millares, municiones y explosivos militares, todos provenientes de arsenales oficiales.
Ecuador provee cerca de 50 por ciento del armamento ilegal que entra a Colombia, de acuerdo con diversas fuentes internacionales independientes. Hace pocas semanas, en el sureño departamento de Cauca, las autoridades colombianas encontraron en poder de irregulares cinco mil proyectiles ecuatorianos para fusil impregnados con cianuro.
Respecto de Brasil, el estudio de AI asegura: «las FARC han instalado campamentos y utilizan la frontera para comercializar la droga que sale de los departamentos colombianos de Caquetá y Putumayo».
De Perú, AI advierte que el líder de las FARC Isaías Perdomo, jefe del frente de guerra Amazonas, «ingresa con relativa frecuencia a territorio peruano … para supervisar los contactos de las FARC con las mafias de la droga y reclutar nuevos miembros para ese grupo alzado en armas».
»Fuentes de inteligencia en Perú han confirmado que los remanentes de [la guerrilla de] Sendero Luminoso han tenido encuentros con miembros de las FARC y no podemos descartar la hipótesis de que ambas organizaciones se integren en una alianza estratégica», agrega AI.
Dentro del problemático análisis de las extensas y en su mayor parte despobladas fronteras terrestres colombianas, AI revela: «entre los últimos informes procesados, se señala la posibilidad de que los líderes del Secretariado [cúpula] de las FARC estén huyendo hacia Brasil, Ecuador y Perú».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.