Revelaciones de "narco" estremecen a México

EFE
MEXICO
El narcotraficante mexicano Albino Quintero Meraz denunció los nexos del cartel de Juárez con prominentes figuras del gobierno estatal de Veracruz, liderado por el priista Miguel Alemán y con un general, informa el diario Reforma.
En un extenso artículo el rotativo apunta a que el coordinador parlamentario del Revolucionario Institucional (PRI) en ese estado, Alejandro Montano, ex Secretario de Seguridad Pública, fue en realidad un encubridor de las actividades del narcotráfico entre 1999 y el 2002.
El capo Quintero Meraz, quien controló el tráfico de cocaína en el área del Golfo de México, fue detenido en mayo del 2002 y a partir de entonces rindió testimonio en el juzgado del Distrito de Toluca.
En su declaración señaló que desde 1998 comenzó la complicidad de las autoridades estatales en Veracruz, algunos de los cuales han sido ya capturados.
Ex jefes de policía de Veracruz se encargaban de su seguridad a cambio de $15,000 mensuales, agrega el rotativo.
El blanco de las acusaciones de Quintero Meraz es Alejandro Montano, ex capitán del Ejército, ex Secretario de Seguridad Pública estatal y actual coordinador del PRI en el Congreso de Veracruz.
El funcionario fue también el encargado de seguridad del gobernador Miguel Alemán entre 1984 y 1998.
El capo señaló además que otro importante nexo del cartel era el general de división Luis Montiel López, al que ayudaban su hermano Agustín, ex coordinador de la Policía Ministerial del estado de Morelos, y su hijo, José Luis Montiel, quien al parecer recibió $250,000 para el general.
Reforma señala que los pagos del narcotraficante a los militares eran para que se le avisara de cualquier operativo que personal militar realizase en el estado de Veracruz.
En el momento de la detención del capo fue arrestado también un agente de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), identificado como Oscar Barrón.
Según el diario la red tejida por el narcotraficante y desplegada por Veracruz la integraron un total de cuarenta funcionarios públicos.
Además de los testimonios del narcotraficante el diario incluye los de un testigo protegido, Sergio Jiménez Naranjo, alias »Tango», quien implicó a otro general en la trama, Valentín Romano.
Las declaraciones se producen en un momento en que el PRI y el Partido de Acción Nacional (PAN) han cruzado acusaciones sobre nexos de políticos de ambos partidos con los narcotraficantes.
Ayer el PRI presentó una denuncia de hechos antes la Fiscalía federal para que investigue a dos candidatos locales del PAN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.