Históricos de ETA piden cese de la lucha armada

ELMUNDO.ES
Francisco Mujika Garmendia, ‘Pakito’. (Foto: EL MUNDO)
A D E M Á S …
Reacciones: Azkarraga pide a Batasuna que no hipoteque su futuro a ETA
Detenidos cinco presuntos etarras en Bilbao
Especial: ETA, la dictadura del terror
NOTICIAS RELACIONADAS
MADRID.- Seis históricos etarras actualmente en prisión han enviado una carta a la dirección de ETA pidiendo el abandono de las armas. La misiva, firmada entre otros por Iñaki Arakama Mendia (‘Makario’) y Francisco Mujika Garmendia (‘Pakito’), ha sido filtrada al navarro ‘Diario de Noticias’ y en ella admiten que en la historia de ETA no se han encontrado «nunca tan mal».
Los otros cuatro firmantes de la carta, Iñaki Bilbao Beaskoetxea (‘Iñaki de Lemona’), Carlos Almorza Arrieta (‘Pedrito de Andoain’), Kepa Solana Arrondo y Koldo Aparicio Benito, también se muestran críticos con la actual estrategia etarra: «En las actuales circunstancias, la lucha armada que desarrollamos hoy en día no sirve».
Esta carta, que fue filtrada al ‘Diario de Noticias’ hace unos días, es el primer documento en el que presos de ETA reconocen que la banda terrorista está practicamente desarticulada. Además, aumenta su valor al haberse escrito en agosto de 2004, unas semanas antes de que la cúpula de la banda terroristas cayera en Salis-de-Béarn (suroeste de Francia).
«No se puede hacer una lucha armada a base de comunicados y de proferir amenazas que luego no se cumplen. No se puede desarrollar una lucha armada cuando se es tan vulnerable a la represión», afirman los militantes.
Explican que el motivo que les ha «impulsado» a escribir la carta es «la responsabilidad» que creen tener «hacia la Organización (ETA) después de muchos años de militancia».
«La incapacidad de potenciar la lucha armada y la imposibilidad de acumular fuerzas que posibiliten la negociación en última instancia con el poder central nos obliga a replantear la estrategia vanguardista defendida hasta ahora», agregan.
Los firmantes de la misiva creen asimismo «que la izquierda abertzale siente a la Organización debilitada, sin capacidad de influir decisivamente en su quehacer armado. Totalmente vulnerable a la represión y sin capacidad de reacción, y esto hay que ponerlo de una vez por todas encima de la mesa con todas las consecuencias».
E inciden en que «aquí no se trata de saber si el retrovisor del coche está mal o si la rueda está pinchada. Lo que falla es el motor. Es decir, falla la estrategia político militar sustentada en la potencialidad de la actividad armada».
«Pensamos que si no se coge el toro por los cuernos de forma decidida y resuelta, vamos a introducirnos en una dinámica degenerativa que va a afectar a nuestro proyecto político como tal», advierten.
«Ya son muchos los hilos que se han roto de la soga que sustenta la capacidad de iniciativa e influencia real de la Organización. No queremos asistir viendo cómo se van rompiendo los demás hilos y el tren que tanto ha costado construir se desboque por los raíles de la desilusión», apuntan.
‘Makario’ y ‘Pakito’ rechazan también una protesta de dos semanas en sus celdas para apoyar la actual política de la banda. Tras constatar que la lucha armada «no sirve», los firmantes apuestan por «lucha institucional y la lucha de masas».
La izquierda abertzale
Los seis detenidos, que fijan esta carta en el contexto de debate interno de la banda, señalan a la izquierda abertzale como la responsable para «definir la estrategia y la táctica a seguir».
De entre los firmantes de la carta, el más destacado es Francisco Mujica Garmendia, que formaba parte de la cúpula de ETA que fue desmantelada en Bidart el 29 de marzo de 1992. Mujica se convirtió en el máximo líder de la banda terrorista en 1989.
Fuentes policiales consideran que tras esta operación policial, la banda ha quedado descabezada y podría estar dirigida por Mikel Garikoitz Azpiazu Rubina (Txeroki), cuya compañera sentimental, Amaia Urizar de Paz, fue detenida en Bilbao la madrugada del pasado viernes 29.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.