Rice reemplazará a Powell

TOM RAUM / Associated Press
WASHINGTON
El presidente George W. Bush designará a la consejera de seguridad nacional Condoleezza Rice, como reemplazo de Colin Powell al frente del Departamento de Estado, para su segundo mandato, dijo ayer un prominente funcionario.
Powell, un general retirado quien solía entrar en conflicto con los miembros más beligerantes del gobierno respecto de la guerra en Irak y otros temas de política exterior, renunció dentro de un éxodo del gabinete que daría una configuración muy distinta al equipo de Bush para su segunda administración.
La Casa Blanca anunció ayer la salida de Powell, junto con las renuncias del secretario de Educación, Rod Paige; la secretaria de Agricultura, Ann Veneman, y el de Energía, Spencer Abraham.
Stephen Hadley, el viceconsejero en seguridad nacional, reemplazará a Rice, dijo el funcionario a condición de permanecer anónimo.
La semana pasada, se había anunciado la partida del secretario de Justicia John Ashcroft y de su colega de Comercio, Donald Evans.
Con las renuncias anunciadas ayer, salen seis de los 15 miembros del gabinete actual. El gabinete de Bush enfrenta así importantes cambios dos meses antes de que asuma su segundo mandato, el 20 de enero.
De pronto, un gobierno que experimentó pocos cambios en los últimos cuatro años, pasa por una reestructuración considerable.
Powell, ex jefe militar durante el gobierno del presidente George H.W. Bush, padre del actual mandatario, llevó el argumento de la administración estadounidense ante la ONU para realizar un ataque militar en Irak y derrocar a Saddam Hussein.
»Creo que ahora que las elecciones han terminado, ha llegado el momento para que renuncie», le escribió Powell, de 67 años, al Presidente.
Powell, cuya renuncia ha sido objeto de rumores desde hace tiempo, le manifestó al Presidente que intentará «volver a la vida privada».
»Agradezco haber formado parte de un equipo que lanzó la guerra global contra el terrorismo, liberó a la población afgana e iraquí», expresó.
En un comunicado, Bush consideró a Powell «uno de los mejores servidores públicos de nuestro tiempo».
Powell se destacó por alentar la moderación y las alianzas diplomáticas tradicionales con las naciones amigas.
Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, ayudó a crear una frágil coalición de países para emprender la guerra contra el terrorismo, con cuidado de pedir ayuda sin presionar a ninguna nación más allá de sus límites. Igualmente, cuando algunos líderes decidieron retirar de manera anticipada sus soldados de Irak, el Departamento de Estado evitó cualquier tipo de reacción dura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.