Un muerto por bomba en Argentina

Un artefacto explosivo de fabricación casera estalló frente a la sede de un banco en Buenos Aires, provocando la muerte de un guardia privado.
La bomba estalló en una sucursal del Citibank en el barrio porteño de Caballito, cuando el custodio levantó un paquete que encontró cerca de la zona donde se hallan los cajeros automáticos.
El guardia, de 38 años, recibió heridas en el abdomen como consecuencia del estallido y falleció minutos después en un centro hospitalario. El gerente de la sucursal -también presente en el lugar en el momento de la explosión- salió ileso.
Expertos policiales desactivaron más tarde otra bomba colocada en la misma oficina bancaria.
Otra bomba estalló en la sucursal del Citibank ubicada en el barrio de Palermo, hiriendo a un policía.
Un cuarto artefacto explotó en la sede de otra entidad bancaria, el Banco de Galicia, ubicada en la céntrica Avenida Santa Fe, sin causar daños.
Atentados sin nombre
El Citibank fue el principal blanco de los ataques.
Las explosiones ocurrieron antes del horario de apertura de las sucursales al público.
Los artefactos eran de fabricación casera y bajo poder, por lo que los daños materiales no pasaron de roturas menores en vidrios y mampostería.
El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, expresó su «profundo rechazo e indignación» por lo ocurrido.
«La violencia no puede instalarse en Argentina», dijo, y aprovechó a manifestar su solidaridad con los familiares de la víctima.
En tanto, fuentes policiales dijeron a la Agencia de Noticias española EFE que no se hallaron panfletos o pintadas que indiquen a quien corresponde la autoría de las explosiones.
En agosto pasado, detonaciones similares se habían registrado en algunos bancos de la capital argentina con motivo de la visita del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato.
En aquella oportunidad no hubo víctimas.
Las instituciones bancarias son muy impopulares en Argentina, pues buena parte de la población las responsabiliza por las penurias que debieron padecer tras el colapso económico de finales de 2001.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.