CIA advirtió sobre acciones opositoras contra Chávez en 2002

GERARDO REYES
El Nuevo Herald
La CIA conocía con anticipación detalles del golpe de estado al presidente Hugo Chávez en abril del 2002 y así se lo informó a por los menos 200 altos funcionarios de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, según documentos secretos desclasificados esta semana a petición de una abogada de Nueva York.
La revelación ha desatado un debate en torno a si el gobierno de Estados Unidos alertó oportunamente al de Venezuela sobre la inminencia del golpe y si llegó a suministrar pormenores como los que ahora se conocen.
»Militares disidentes, incluyendo altos oficiales descontentos y un grupo de oficiales jóvenes, están aunando sus esfuerzos para organizar un golpe contra el presidente Chávez, tan pronto como este mes», afirma el reporte Ejecutivo de Inteligencia preparado y distribuido por delegados de la CIA, la Agencia de Seguridad Nacional, la Agencia de Inteligencia de Defensa y el Departamento de Estado de Estados Unidos.
El reporte está fechado el 6 de abril del 2002, cinco días antes de que una manifestación pacífica en Caracas que se dirigía al Palacio de Miraflores fue reprimida brutalmente por fuerzas de seguridad y simpatizantes de Chávez dejando una veintena de muertos y cientos de heridos.
Bajo presión de los militares, Chávez abandonó bajo arresto el palacio presidencial para dar paso al gobierno de Pedro Carmona, dirigente gremial que fue luego depuesto.
El reporte de inteligencia, revelado por la abogada Eva Gollinger, advierte que el plan del golpe incluye el arresto de Chávez y diez altos funcionarios.
»Para provocar acciones militares, los golpistas podrían explotar el desasosiego derivado de las protestas de la oposición programadas para este mes o de las que están en curso en la petrolera estatal PDVSA», agrega el reporte preparado por el Comité de Advertencias Estratégicas.
Gollinger, quien dirige una página de internet »dedicado a investigar la intervención de Estados Unidos en Venezuela», dijo a El Nuevo Herald que la actitud asumida por Washington, después del fallido golpe de Carmona, fue complaciente y no reflejó el nivel de conocimiento que tenían sus servicios de inteligencia.
»Si la embajada estadounidense hubiera llegado con los planes detallados del golpe creo que las cosas hubieran sido diferentes», comentó Gollinger.
Un vocero del Departamento de Estado remitió a El Nuevo Herald a revisar un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Estado publicado en julio de 2002.
El informe asegura que «más allá de fomentar su derrocamiento, Estados Unidos alertó al presidente Chávez de los intentos de golpe y le advirtió de posibles atentados contra su vida».
Pero el embajador de Venezuela en Washington, Bernardo Alvarez, dijo a El Nuevo Herald que no está al tanto de las alertas.
«Lo que sí nos llama mucho la atención es que el gobierno de Estados Unidos interpretó el golpe como una reacción de los militares por el ataque a los manifestantes, a pesar de que sabía, y ahora está probado, que las protestas serían usadas por los golpistas para poner a Carmona en el poder».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.