"Nicas" destruyen misiles

Associated Press
MANAGUA
El ejército destruyó ayer 334 misiles Sam-7, pese a los esfuerzos del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para impedir la destrucción.
Un comunicado de las fuerzas armadas informó que los cohetes fueron destruidos, mediante decreto presidencial, en el polígono de tiro de El Papalonal, en el costado norte del volcán Momotombo, a unos 50 kilómetros al noroeste de la capital.
El decreto presidencial explica que los cohetes serían destruidos «en base a los principios establecidos en el Tratado Marco de Seguridad Democrática en Centroamérica».
La sala civil del Tribunal de Apelaciones de Managua acogió ayer un recurso de amparo presentado en la víspera por diputados del FSLN para evitar la futura destrucción de esos artefactos.
Sin embargo, la aceptación del recurso llegó después de la destrucción.
Los sandinistas querían detener la ejecución de un decreto del presidente Enrique Bolaños para destruir las armas y presentaron también un recurso de inconstitucionalidad, pero el mandatario emitió el decreto ocho días antes de que el legislativo aprobara una nueva ley limitando las facultades del ejecutivo en esta área.
La nueva ley expresa que el mandatario tiene que consultar al legislativo sobre el uso y destino de los arsenales de las fuerzas armadas.
Los cohetes destruidos forman parte de un arsenal de más de 2,000 que la desaparecida Unión Soviética entregó al gobierno sandinista de los años 80 para enfrentar a fuerzas contrarrevolucionarias (»contras») apoyadas por Estados Unidos. Con el lote destruido ayer el número de cohetes se redujo en un 50 por ciento. Estados Unidos ha manifestado su interés por la destrucción de los misiles por temor a que caigan en manos terroristas.
En 1991 un lote de 3,000 fusiles AK-47 del ejército de Nicaragua fueron a parar a los ‘contras’, las guerrillas derechistas de Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.