11 horas declaró Aznar ante comisión del 11-M

PALOMA D. SOTERO | ELENA MENGUAL
Aznar ha comparecido ante la comisión durante casi 11 horas. (Foto: AFP)
A D E M Á S …
Para el PP, verdades; para el resto, mentiras
El regreso del genuino Aznar
>>> informaciones anteriores
Aznar denuncia el acoso de algunos medios y del PSOE tras el 11-M
‘Aznar, víctima de una conjura universal’
NOTICIAS RELACIONADAS
MADRID.- José María Aznar ha declarado durante casi 11 horas en lo que ha sido la primera comparecencia de un ex presidente del Gobierno ante una comisión de investigación. Sin ninguna concesión a la autocrítica, ha atacado a los partidos que eran oposición durante su Gobierno y ha arremetido duramente contra algunos medios de comunicación por «mentir y manipular». En su opinión la intención de los terroristas del 11-M era «volcar las elecciones» y por ello ha pedido insistentemente que se «investigue la verdad» para aclarar «quién y por qué eligió el 11 de marzo» para que el terror irrumpiera en campaña.
«No creo, sinceramente, que los autores intelectuales de los atentados, los que hicieron esa planificación, los que deciden ese día, precisamente ese día… no creo que anden en desiertos muy remotos ni en montañas muy lejanas». Con estas palabras, el ex presidente del Gobierno José María Aznar ha mostrado su convicción ante la comisión de investigación de que los organizadores de la masacre no sólo pretendían provocar víctimas, sino «volcar las elecciones».
[LEA LAS FRASES MÁS DESTACADAS]
De hecho, Aznar ha explicado que dudó en convocar las elecciones el 7 o el 14 de marzo, y ha dicho que está seguro de que si hubiera elegido la primera fecha, el atentado se habría perpetrado el día 4. El ex presidente ha asegurado que su «tranquilidad de conciencia» radica en que, ante los atentados, su Gobierno dijo «la verdad» y fueron «otros» los que optaron por «buscar ventaja partidista», «atizar el sectarismo» y «manipular los sentimientos» de la sociedad.
Aznar ha insistido en que en los días posteriores a los atentados su Gobierno facilitó «toda la información» de la que disponía, «y no sólo una parte», mientras que otro, en alusión a los socialistas, estaban ocupados en «ganar las elecciones» del 14 de marzo.
Además, ha subrayado durante el interrogatorio su convencimiento de que hubo una planificación estratégica no sólo del 11-M sino también de los días siguientes, planificación «que algunos aprovecharon al máximo». «Hubo grupos y partidos que se aprovecharon de la situación y conmoción creada en la sociedad española», ha aseverado.
El ex mandatario se ha referido a las manifestaciones del 13 de marzo frente a las sedes del PP, que, a juicio del ex mandatario, «no fueron espontáneas», ya que este tipo de concentraciones «se suelen convocar, alentar, pero antes se convocaban con megáfonos y pasquines», y el 13 de marzo se hizo «tirando la piedra y escondiendo la mano».
El portavoz del grupo socialista, Álvaro Cuesta, quien ha tomado la palabra a las 16.15 tras más de siete horas de comparecencia, ha comenzado su intervención acusando a Aznar de «no estar a la altura de las circunstancias de un ex presidente del Gobierno» y le ha criticado por usar la comisión para «saldar cuentas pensando en el 14-M».
Para Álvaro Cuesta es una «tremenda irresponsabilidad» la actitud de Aznar y del PP por «poner en marcha el ventilador de las sospechas» para vincular los atentados al resultado electoral y «mantener una situación de intoxicación» en torno a la trama.
Cuesta ha dicho que la «interpretación electoral del 11-M» que hace Aznar es «insultar a los votantes y menospreciar a las víctimas del atentado y sus familias». En esta línea le ha preguntado que si los terroristas pretendían volcar las elecciones, por qué quisieron más tarde atentar contra el AVE y contra la Audiencia Nacional.
Al frustrado intento de atentado contra la Audiencia Nacional también se ha referido el ex presidente del Gobierno, pero para recordar que la retirada de las tropas de Irak llevada a cabo por el Gobierno del PSOE no ha servido para eliminar la amenaza de terrorismo islamista en España.
Otro de los reproches que Cuesta hizo a Aznar fue por sugerir que el actual Gobierno no quiere investigar el 11-M. En opinión del diputado socialista, este mensaje quiebra el principio de lealtad institucional y «pone en tela de juicio» la labor del juez de la Audiencia Nacional encargado del caso, Juan del Olmo, y de los cuerpos policiales.
Implicación de ETA en los atentados
La madre de una de las víctimas del 11-M se manifiesta frente al Congreso. (AFP)
VEA MÁS FOTOS
En cuanto a la conexión de ETA con los atentados del 11-M, Aznar ha ratificado sus manifestaciones de los últimos meses, en las que no descartaba la participación de la banda terrorista vasca en la masacre. «No soy el único que piensa que ETA tuvo algo que ver», ha afirmado.
No obstante, ha dicho que no tiene una tesis en este sentido, pero «hoy sabemos más cosas», como que había contactos y amistades en las cárceles, así como proveedores comunes de explosivos. «Sabemos lo suficiente» como para pedir que «se investigue esta conexión», y se haría «un excelente trabajo si permite que se investigue sin reservas». De hecho, ha solicitado al presidente de la comisión del 11-M, Paulino Rivero, que el órgano parlamentario estudie esta conexión.
Aznar ha justificado el hecho de que el Gobierno insistiera en la autoría de ETA en las horas posteriores a la masacre en que existían «motivos para pensar, y precedentes inmediatos, que era la banda terrorista ETA» la autora de los atentados.
En este punto, Aznar ha recordado que el periodista de la Cadena Ser Iñaki Gabilondo, el entonces líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, el Parlamento vasco, el líder de ERC, Josep Lluís Carod Rovira, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares y ‘El País’ en su edición de las 13.00 horas «dijeron que ETA estaba tras el atentado», antes de la comparecencia del entonces ministro del Interior, Ángel Acebes, «que intervino cuando tuvo datos policiales».
Aznar ha admitido que no fue hasta el sábado por la noche cuando la hipótesis de la autoría islamista cobra más fuerza, y se escuda en el hecho de que los «informes verbales y escritos» con los que contaba apuntaban a la banda etarra. «No tuve ninguno que hablara de una autoría islamista», ha añadido.
El ex responsable del Ejecutivo ha argumentado que los propios responsables policiales no supieron hasta la tarde del 13 de marzo que los detenidos ese día tenían que ver con los atentados y señalaban de manera decisiva a la autoría islamista.
Campaña de acoso y derribo contra el Ejecutivo
Siguiendo esta línea, Aznar ha arremetido en su discurso contra todos aquéllos -en especial contra «una emisora de radio», en clara referencia a la Cadena Ser- que acusaron al Gobierno de ocultar información, como el hallazgo de la furgoneta de Alcalá de Henares. Para el ex presidente, esta emisora, junto con partidos de la oposición, «conocidos por su delirante obsesión contra el Gobierno del PP, mintieron, jugaron a desestabilizar y alentaron el acoso a un partido democrático en uno de los momentos más difíciles».
Ha acusado además a la cadena de radio de tener un papel desestabilizador en la jornada de reflexión, «practicando el acoso contra un partido democrático», al que, según Aznar, se contribuyó difundiendo «falsas informaciones sobre terroristas suicidas, acusaciones de ocultar datos, propagando el bulo de la dimisión masiva de responsables policiales por desavenencias con el Gobierno, difundiendo la historia de la existencia de una audiencia del ministro del Interior con el Rey para hacerle firmar un decreto de suspensión de las elecciones, asegurando que la Casa Blanca apuntaba a la autoría de Al Qaeda y afirmando que ya conocía el vídeo -cuya grabación, según Aznar, fue fechada por la policía a las 17.00 horas del 11 de marzo- de reivindicación del atentado, pero que lo habían callado por responsabilidad».
Acusaciones de haber «bajado la guardia»
Por otro lado, los comisionados de ERC y PNV han coincidido en destacar la condición de víctima del terrorismo de Aznar para justificar su «obsesión» por ETA y la posible relación de la banda con la autoría de los atentados de Madrid. El portavoz del grupo vasco, Emilio Olabarría, ha llegado a decir que Aznar nunca fue «idóneo» para combatir el fenómeno terrorista.
Aznar ha respondido que no piensa «pedir perdón» por haber convertido la lucha contra ETA en el principal objetivo de su Gobierno y ha añadido que en más de 30 comparecencias parlamentarias advirtió que el terrorismo islamista había «declarado la guerra a Occidente», también a España.
En sentido parecido a PNV y ERC se ha expresado Uxue Barkos, comisionada del Grupo Mixto, quien ha preguntado insistentemente a Aznar si su gobierno tomó medidas especiales tras el atentado de Casablanca, que varios mandos policiales han relacionado con el 11-M, pregunta a la que Aznar ha contestado con un vago «se tomaban medidas todos los días».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.