Desaforado otra vez Pinochet por el caso Pratts

EVA VERGARA / AP
SANTIAGO
La Corte de Apelaciones aprobó ayer el desafuero del general Augusto Pinochet solicitado por un magistrado que lo investiga por su responsabilidad en el asesinato del ex jefe del ejército chileno, general Carlos Prats y su esposa, en Argentina, en 1974.
El desafuero lo deja a las puertas de ser enjuiciado por esos crímenes.
El presidente del tribunal Juan González, declaró a la prensa que el pleno deliberó durante dos horas y por 14 votos a 9 aprobó despojar a Pinochet de su inmunidad como ex presidente.
Pinochet, de 89 años, apelará a la Corte Suprema, la misma que el 28 de mayo refrendó otro desafuero del ex dictador para que sea procesado por la desaparición de 20 izquierdistas en 1975. El juez Juan Muñoz anunciará la próxima semana si lo enjuicia en este caso.
Fernando Rabat, uno de sus abogados defensores que anunció la apelación, afirmó que «el general Pinochet no está en condiciones de enfrentar un proceso criminal».
Recordó que hace dos años, la misma Corte de Apelaciones, »frente a iguales hechos e iguales sospechas» rechazó una solicitud de desafuero por el caso Prats.
Pinochet padece una demencia moderada a causa de microderrames cerebrales, razón por la que fue sobreseido en otro juicio criminal, en agosto del 2002.
La investigación chilena por el asesinato de Prats y su esposa Sofía Cuthbert, está en manos del juez Alejandro Solís, que solicitó el desafuero para poder procesarlo. Prats y su esposa murieron por el estallido de una bomba que destrozó el automóvil del matrimonio en una calle de Buenos Aires en 1974.
La abogada Pamela Pereira, que representa a las tres hijas del matrimonio Prats, dijo que «esto nos va a permitir, realmente, establecer las responsabilidades penales tanto del general Pinochet como de los otros involucrados».
Cecilia, la hija menor de los Prats Cuthbert, dijo que era «muy importante… que la Corte de Apelaciones pueda permitirnos procesar al general Pinochet y que él asuma las responsabilidades que le corresponden…».
Prats vivía exiliado en Buenos Aires hasta donde se trasladó en 1973 después del golpe militar que derrocó al presidente socialista Salvador Allende, de quien fue ministro del Interior.
Cuando Solís pidió al tribunal de alzada el desafuero de Pinochet, en octubre, dijo que «está acreditada la existencia del delito –asociación ilícita y el homicidio calificado de Carlos Prats y señora– e indicios de participación (en el crimen) del ex Presidente de la República, general Pinochet».
Si la Corte Suprema ratifica el desafuero, el siguiente paso de Solís debe ser el interrogatorio del ex dictador para enseguida decidir si le abre o no un juicio.
Las investigaciones judiciales en Chile y Argentina establecieron que la responsable del atentado fue la DINA, la policía secreta de Pinochet.
Pinochet era el jefe directo de la DINA, y su director, el general Manuel Contreras, le rendía cuentas diarias, según sus declaraciones públicas y judiciales.
Por el doble asesinato ya enfrentan proceso aquí Contreras, y sus ex colaboradores el también general retirado Raúl Iturriaga, los brigadieres Pedro Espinoza y José Zara, así como el civil Jorge Iturriaga.
En Argentina el único condenado por el asesinato del matrimonio es el ex agente chileno Enrique Arancibia Clavel.
El panorama judicial para el ex dictador se presenta muy sombrío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.