"Paras" desmovilizados devolvieron bienes al Estado

Agence France Presse
BOGOTA
La más grande desmovilización paramilitar en toda la historia de Colombia, incluyó la devolución al Estado de fincas, casas, vehículos y miles de hectáreas de terrenos que retenían los rebeldes, se informó oficialmente ayer.
Según una lista divulgada a través de Internet por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, la desmovilización de 1,426 combatientes del denominado Bloque Catatumbo, incluida la del máximo jefe paramilitar, Salvatore Mancuso, incluyó la entrega de las propiedades en poder de ese grupo.
El inventario de bienes entregados al estado por esa facción de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), con el que el gobierno de Alvaro Uribe lleva a cabo negociaciones de paz, incluye 6,811 hectáreas de tierras, 105 fincas, 58 inmuebles (entre casas y locales comerciales), 10 lanchas y 45 mulas, entre otros.
»Al finalizar la desmovilización del Bloque Catatumbo de las AUC, la oficina del Alto Comisionado para la Paz relacionó a las autoridades competentes bienes inmuebles, medios de transporte y otros, que formaban parte de la estructura logística del bloque», reza el escueto comunicado oficial.
Además, se entregaron 15 perros antiexplosivos y un número no determinado de vehículos.
Por su parte, el presidente Alvaro Uribe aseguró ayer que el marco legal de su plan de desmovilización de grupos armados es más fácil de definir tras la desmovilización de los paramilitares, en alusión al pedido que le hará la Unión Europea (UE) de aclarar dicho plan para financiarlo.
»Es más fácil definir el marco jurídico cuando ya el proceso de paz es creíble, o sea que no hay que desesperarse», dijo Uribe a la privada Radio Caracol que le cuestionó sobre la decisión de la UE de financiar su plan de desmovilización tan sólo cuando esté totalmente definido su marco legal.
»Este proceso de paz (con los paramilitares) se ha venido haciendo creíble porque ha mejorado todos los días el cese de hostilidades; porque estos señores aceptaron concentrarse y porque han empezado las desmovilizaciones. Son hechos de paz, que son muy diferentes a la retórica de paz», añadió.
Las propiedades restituídas por los ilegales están ubicadas en el noreste de Colombia, en la frontera con Venezuela, que por décadas fue dominada por el Bloque Catatumbo, uno de los más beligerantes de las AUC, de mayor preparación militar y fortaleza económica.
Esta es la más numerosa de las 11 estructuras que deben desmovilizar a 3,000 paramilitares antes de fin de año.
Según Uribe, «es más fácil para un Estado, para la ciudadanía, para el Congreso, adoptar un marco jurídico cuando hay un hecho de paz, es decir, de forma posterior a hechos de paz».
Las fincas y casas están ubicadas en las poblaciones de Morrofrío, Cañosalado, Cuatrorranchos, Versalles, El Martillo, La Gabarra y San Miguel.
Según el director del Programa de Reinserción, Juan Daniel Angel, unos 1,300 miembros de ese grupo se marcharon a sus casas luego de su desmovilización y alrededor de un centenar fue trasladado hacia la zona de Santafé de Ralito, sede de los diálogos, hasta que se les defina su situación judicial. El gobierno colombiano y las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) llevan a cabo un proceso de paz en el que pretenden la reincorporación a la sociedad de 20,000 ex combatientes antes del 2006.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.