Canciller de las FARC frecuentaba Caracas

EFE –
La reciente captura del presunto portavoz internacional de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Granda Escobar, pudo ser en Caracas y no en Cúcuta, ciudad de la frontera nordeste de Colombia con Venezuela, según versiones periodísticas locales.
El diario bogotano «El Tiempo» publica hoy que «en círculos cercanos al alto Gobierno (colombiano), y en voz baja, se confirmó ayer (jueves) que en efecto la detención ocurrió en Caracas».
«Pero públicamente las autoridades siguen desmintiendo esa versión», agrega el periódico, que advierte de contradicciones entre las fuentes de la Policía Nacional que han informado de la captura del presunto líder insurgente.
Asimismo, el diario dice que la confusión sobre el caso se acrecentó con la detención, el pasado día 9 en la ciudad venezolana de Maracay, de cuatro policías colombianos que, presumiblemente, realizaban tareas de «espionaje».
El arresto de los efectivos, dos oficiales y dos suboficiales, fue confirmado el miércoles en Caracas, en coincidencia con el informe de la captura de Granda, por los ministros de Defensa de ambos países, el colombiano Jorge Alberto Uribe Echavarría y el general venezolano Jorge García.
Ayer jueves, el director de la Policía Nacional de Colombia, general Jorge Daniel Castro, declaró en Bogotá que los efectivos avanzaban en una operación contra el narcotráfico internacional y atribuyó el arresto a un incidente sin importancia por la falta de conocimiento en Venezuela de la tarea que realizaban.
Pero «El Tiempo» dice que «fuentes colombianas» le aseguraron que los policías «estaban trabajando en la operación para capturar a Granda desde junio pasado y que habían llegado a territorio venezolano a comienzos de noviembre».
Hace dos días el general Castro informó de la detención del presunto portavoz internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) e indicó que se produjo en un hotel de Cúcuta, a más de 600 kilómetros de Bogotá.
Las fuentes anónimas del diario precisaron que Granda se movía desde hace un año entre Caracas y Cúcuta, «y lo estábamos siguiendo en ambos países», para lo cual en noviembre último se movilizaron policías hasta San Antonio, San Cristóbal y Ureña, en Venezuela.
Los informes de las autoridades locales indican que el presunto portavoz rebelde, conocido con los alias de «Ricardo González» o «Arturo Campos», fue capturado tras cuatro años de «actividades de inteligencia adelantadas por la Policía Nacional de Colombia, en coordinación con otros organismos de seguridad del continente».
Esas tareas «permitieron conocer del desplazamiento del guerrillero a territorio colombiano, para reunirse con otros mandos de la organización terrorista», según un informe divulgado por la Policía con motivo de la captura, que se produjo dentro de la llamada «Operación Canciller».
La misma fuente aseguró que, durante la redada, se estableció que Granda ha viajado por dieciséis países y que, desde 1994, registra «más de 200 movimientos migratorios».
El presunto rebelde conformaba la llamada Comisión Internacional de las FARC, al mando de «Raúl Reyes», alias de Luis Edgar Devia.
La Policía asegura que Granda ejercía como «coordinador general del trabajo que vienen adelantando las FARC en el exterior, con cerca de 25 voceros o representantes que se ubican en Europa y América».
Entre esos delegados están, según la misma autoridad, «Olga Lucía Marín», «Marcos Calarcá» (desde una oficina en México que fue cerrada) y el «Cura Camilo».
Granda «era el responsable de la campaña de desinformación y desprestigio de Colombia y sus gobiernos en los últimos diez años en el exterior», dijo la Policía, que además le identificó como instructor en la llamada «Escuela de Mandos Isaías Pardo», abierta por las FARC en la antigua zona de distensión del sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.