Gobierno colombiano impidió desarme de paramilitar solicitado en extradición

Agence France Presse
BOGOTA
El gobierno colombiano vetó el desarme, previsto para el fin de semana, de un jefe paramilitar pedido en extradición por Estados Unidos acusado de narcotráfico, revelaron fuentes cercanas al proceso de paz citadas este domingo por la prensa local.
Según el diario bogotano El Tiempo, el señalado capo, Francisco Javier Zuluaga, alias ‘Gordo Lindo’, uno de los negociadores paramilitares, pretendía desmovilizarse este fin de semana junto a 45 miembros de su guardia personal, integrantes del Bloque Pacífico, del que es jefe político.
Sin embargo, el alto comisionado para la paz del gobierno, Luis Carlos Restrepo, notificó telefónicamente a Zuluaga que desautorizaba su desarme, ya que éste »tenía que surtir algunos controles y requisitos que, por lo sorpresivo de la decisión, no habían sido tenidos en cuenta», señaló el diario.
Fuentes próximas al diálogo entre el gobierno y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) –grupo al que pertenece el Bloque Pacífico– aseguraron a El Tiempo que tras esa comunicación el comandante paramilitar sufrió una crisis cardiaca que lo mantiene bajo observación médica.
La versión indica que Zuluaga y sus escoltas buscaban entregar las armas a funcionarios de la oficina del alto comisionado y del comité veedor de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Santa Fe de Ralito, localidad del norte del país donde se llevan a cabo las negociaciones.
Pero Restrepo también desautorizó tal procedimiento al considerar que cada uno de estos actos debe contar con su presencia, precisó el matutino.
Además señaló a Zuluaga que las desmovilizaciones requieren los »filtros» de la Fiscalía, el servicio secreto (DAS) y la Policía, para «verificar antecedentes de quienes entran en el proceso, y que por tanto no le daba el aval».
En Santa Fe de Ralito están concentrados los líderes de las AUC y paramilitares desmovilizados que no han podido reinsertarse en la vida civil por estar acusados de crímenes de lesa humanidad, a la espera de que el gobierno defina su futuro jurídico mediante un proyecto de ley que llevará al Congreso.
El Tiempo indicó que el desarme de Zuluaga tomó por sorpresa a la cúpula de las AUC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.