Preso autor de masacre en Guatemala

Associated Press
GUATEMALA – Un pandillero juvenil conocido en los bajos fondos como el «Black Demon» fue capturado el martes por la policía, acusado de haber participado en la masacre de cuatro niños y la madre de éstos.
«La policía no descansará hasta encontrar a los otros tres delincuentes que participaron en la masacre», dijo a la AP Carlos Caljú, vocero de la Policía Nacional Civil al referirse a que tres de los seis sindicados de la masacre aún están prófugos.
La noche del 16, un grupo de delincuentes juveniles masacró a la familia Noriega. Con alambre estrangularon a Evelyn Noriega, de 40 años y a sus hijos Gladys, Joshua y Alexis de 14, 8 y 7 años respectivamente. A Andrea, la menor de las hijas de Noriega, la asfixiaron.
La hipótesis de la policía, refrendada por Jon Jairo Búcaro López, un pandillero apodado el «Slow» que confesó haber participado en el horrendo crimen, apunta a un asesinato pasional.
Antes de ensañarse con la mujer y los niños, los pandilleros violaron sexualmente la madre y la mayor de las hijas, una niña de 14 años.
El hijo de Noriega, Eduardo, de 16 años, mantenía relaciones sexuales con Floridalma Flores Hernandez, de 36 años conocida como «la FLory» y miembro de la mara 18. Sin embargo, las constantes súplicas de su madre llevaron al adolescente a romper con «La Flory».
Despechada, juró venganza.
De acuerdo con el «Slow», la mujer pagó 5.000 quetzales (unos 650 dólares) a cada uno de los pandilleros para que dieran una atroz muerte a la madre de su púber amante.
A Flores la capturaron en su vivienda la noche del crimen. Le encontraron un televisor de la fallecida.
El crimen ocurrió en el depauperado barrio de Villa Hermosa, al sur de la ciudad en donde las pandillas juveniles campean libremente y suelen cobrar «impuestos» a los comerciantes y transportistas del lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.