Tráfico humano prioridad del FBI en el sur de Florida

RUI FERREIRA
El Nuevo Herald
En el ámbito nacional, combatir el terrorismo es la máxima prioridad de la Oficina Federal de Inteligencia (FBI). En el sur de la Florida, los contrabandistas de ilegales colocan en el colimador de las autoridades el temor de que sus rutas sean usadas para ingresar terroristas y sustancias peligrosas.
»No hay un día en que no me preocupe [el hecho de] que un terrorista logre ingresar clandestinamente [en EEUU], si logra hacerlo quien quiera venir a vivir el sueño americano», declaró a El Nuevo Herald el nuevo director del FBI para el sur de la Florida, Michael S. Clemens, en una conversación exclusiva con El Nuevo Herald.
Clemens, de 47 años, enfatizó cómo muchas veces sólo es detectado uno de cada cuatro o cinco ingresos clandestinos, lo cual ha llevado a las autoridades a concentrarse en la persecución del contrabando humano, dando a entender que serán perseguidos con la misma firmeza que a los terroristas.
»Si [los contrabandistas] pueden traer personas, o 200 o 300 kilos de cocaína, ¿cómo [los terroristas] no van a estar buscando todo tipo de vulnerabilidades que tengamos?», advirtió.
»Es algo que me mantiene despierto toda la noche», añadió Clemens.
Como si fuera poco, el contraespionaje se mantiene alerta, un terreno que abarca a Cuba y a »todos los que ayuden a los enemigos de Estados Unidos a atacarnos», un mensaje que el director del FBI para el sur de la Florida no niega va dirigido a Venezuela,
En su opinión, la oficina del sur de la Florida tiene una »gran experiencia» en materia de combatir el espionaje extranjero, como quedó demostrado en el caso de los 14 espías cubanos localizados, y algunos de ellos encausados, entre 1998 y el 2001, pero se trata de una activad mayormente discreta que tan sólo en contadas ocasiones se hace pública.
»No hubo conocimiento público de las investigaciones [de la Red Avispa] hasta que no lo anunciamos y los encausamos, y no tengo ahora libertad de discutir nuestros esfuerzos de contrainteligencia», subrayó Clemens. »Sin embargo, puedo asegurar que llevamos muy enérgicamente otras pesquisas de inteligencia que tienen como blanco a muchos de los enemigos de esta nación, y a aquellos que trabajan con nuestros enemigos en contra de nuestros intereses», agregó.
¿Eso incluye a Venezuela y su relación con Cuba?
»Nuevamente, nos enfocamos en aquellos que nos quieren mal o que pueden ayudar a otros países que nos quieren hacer daño», contestó Clemens tras un pequeño silencio inicial.
Después de la experiencia de los ataques del 11 de septiembre del 2001, cuando la mayoría de los secuestradores de los aviones se entrenaron en escuelas de aviación de la Florida, el FBI se volcó hacia la ayuda que pudo recabar de la población en la recogida de información que pueda ser útil para prevenir hechos similares.
»Hemos ido a la comunidad, donde creemos que vamos a encontrar información que sabemos será de utilidad para las investigaciones que estamos haciendo. Es más fácil y rápido, y nos permite determinar activamente cuál es la información que nos interesa en vez de estar buscándola a ciegas», explicó.
Según Clemens, las escuelas de aviación son »interesantes» desde el punto de vista investigativo, pero «miramos a otros lados».
Como la industria del transporte, por ejemplo, que diariamente mueve miles de toneladas de carga, sólida y liquida por el estado y la nación y es un buen escenario para un atentado terrorista.
»Prestamos atención a la gente que tiene licencias para este tipo de trabajo, miramos ahora mucho más cuidadosamente las cargas y los manifiestos, tratamos de desarrollar más inteligencia en todo tipo de áreas que nos dé indicios de la existencia de redes de terroristas, estén operacionales o dormidas», destacó en su oficina del NE del condado, rodeado de diplomas, objetos y recuerdos de casi 20 años de carrera en la entidad federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.