Presidente hondureño pide ayuda para atrapar a autores de masacre

Reuters
TEGUCIGALPA
El gobierno de Honduras dijo ayer que ha identificado a presuntos miembros de una pandilla como los responsables de la matanza de 28 personas en un ataque contra un autobús y pidió a las vecinas naciones centroamericanas su arresto en caso de que traten de huir del país.
El presidente Ricardo Maduro y el ministro de Seguridad, Oscar Alvarez, hicieron el anuncio en una rueda de prensa en la ciudad de San Pedro Sula, 165 km al norte de Tegucigalpa y escenario de la matanza, pero no difundieron el nombre de los autores de la masacre.
»Todo está sobre la mesa. Lo que tenemos que hacer ahora es ordenar todos los elementos probatorios para poder conseguir sentencias condenatorias firmes, para que los que hicieron este horrible delito pasen sus días en la cárcel», dijo el ministro.
Los funcionarios sólo aludieron indirectamente a un miembro de la pandilla Mara Salvatrucha MS, Alexis Ramírez, arrestado después del ataque.
En tanto, Maduro dijo que dio a sus colegas centroamericanos «los nombres de los imputados para asegurar que no puedan salir del país y sean sometidos a la justicia».
Maduro y Alvarez coincidieron en que el ataque fue motivado supuestamente por la »guerra» lanzada por el gobierno en contra de la delincuencia que azota al país y especialmente contra las pandillas, consideradas por la población como el más importante problema de seguridad.
»Esto es una acción que tiene como finalidad tratar de hacernos retroceder en la guerra contra la delincuencia, pero no lo vamos hacer. Vamos a fortalecer más la lucha», dijo Maduro.
Entre cuatro y siete hombres armados asesinaron el jueves a 28 personas al ametrallar un autobús en un barrio marginal de la ciudad de San Pedro Sula, 165 km al norte de Tegucigalpa, en el peor episodio de esta clase en el país.
Alvarez manifestó que las operaciones de rastreo y búsqueda de los responsables continúan en varias ciudades del país, especialmente en San Pedro Sula y en Tegucigalpa, donde se despliegan miles de policías y soldados, tanquetas, vehículos blindados y dotados con ametralladoras y helicópteros, en prevención de ataques.
Alvarez dijo que se redoblará aún más la seguridad de Maduro debido a informes de inteligencia sobre la posibilidad de atentados en su contra. Antes del ataque contra el autobús, Maduro denunció un plan para atentar en su contra.
»Información de inteligencia nos dice que redoblemos la vigilancia porque puede haber un atentado contra el presidente y nuestra persona», dijo Alvarez.
»Hay desesperación en estos grupos delincuenciales porque sienten que se les han cerrado los espacios y sienten que es el principio del fin de sus acciones criminales», agregó.
Maduro dijo que la presencia de más de 1,500 soldados y policías en San Pedro Sula y unos 1,300 en Tegucigalpa »para evitar nuevos actos criminales» se mantendrá hasta lograr el arresto de los responsables de la masacre en el autobús.
Maduro lanzó en agosto del 2003 una cacería contra las pandillas o maras. Estas pandillas, cuya presencia se ha reducido, se dedican a asaltar a personas, viviendas, comercios, vehículos de transporte de pasajeros y mercancías, robo de automóviles, crímenes y se involucran en sangrientas venganzas y disputas de territorio entre rivales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.