21 argentinos sobrevivieron a desastre en Asia

El embajador argentino en Tailandia, Carlos García, aseguró esta mañana que hasta el momento fueron localizados «21 argentinos que estaban en la zona del desastre» ocurrido en el sudeste asiático y que se encuentran en buen estado de salud, aunque tres de ellos están internados.
En tanto, el diplomático ratificó que por el momento siguen sin aparecer el ingeniero argentino Diego Talevi y su hijo de un año, quienes están siendo buscados por fuerzas de rescate de ese país.
Además, afirmó que aún resta contactar a otros 17 argentinos que se encontraban en Tailandia.
Desde Bangkok, García dijo que a las 7 de la tarde de Tailandia (9 hora argentina) 19 de los 40 argentinos afectados por la cadena de maremotos «aún restaban ser contactados».
«Esto no quiere decir que estén desaparecidos, existe la posibilidad que algunos de ellos hayan seguido a Laos o Camboya, ya que el pedido de paradero fue formulado por sus familiares desde Argentina y nosotros los estamos buscando», agregó.
Por otra parte, el embajador señaló que de las tres personas internadas -una de ellas es la esposa de Talevi, María Carolina Vardabasso Blanco- «hay dos que ya van a salir y una tercera que tendrá que permanecer algunas horas más» internada.
“Seguimos trabajando intensamente en la región para dar con la búsqueda y contacto de los argentinos aquí”, dijo el embajador.
Sobre el ingeniero, dijo que “junto con su hijo, son dos de las personas que tenemos confirmadas sin datos ciertos de donde puede estar. Tenemos otros dos argentinos que nos informan que estaban próximos a la zona de desastre y no los encontramos”.
Además, García aseguró que “las autoridades tailandesas han dedicado los máximos recursos en tareas de rescate y en la búsqueda de cómo evitar la contaminación de las aguas en zonas afectadas”. Por último, afirmó que “esta es una catástrofe que a nivel mundial no tiene parangón en los últimos 40 años” y consideró que “no era previsible este tipo de maremoto, con esta magnitud”.
Por otra parte, esta madrugada, Carolina Vardabasso Blanco, la argentina herida por el terremoto en el sudeste asiático, le aseguró hoy a su madre, Teresa, que se recuperará, mientras espera noticias sobre su esposo y su pequeño hijo desaparecidos.
En un diálogo telefónico que fue transmitido por radio Mitre, Carolina, internada en un hospital de la parte continental de Tailandia, le dijo a su madre que se pondrá «bien» y le pidió que no se «preocupe» por su situación.
«Voy a estar bien, mami, no te preocupes», dijo, con la voz débil y por momentos quebrada.
Seguidamente, Teresa, quien se había comunicado con su hija el sábado, horas antes de la tragedia que mató hasta ahora a más de 23 mil personas en todo el sudeste asiático, dijo a la emisora que no tiene «ninguna» información sobre Talevi, y su nieto Bruno.
Teresa, por otra parte, dijo que es «imposible» que Carolina regrese en lo inmediato al país, ya que «mientras ella no sepa nada de su esposo y de su bebé, no hay nadie que la arranque de ese lugar».
Los argentinos en Indonesia, a salvo
La embajada argentina en Indonesia ratificó hoy que en ese país «no hay argentinos desaparecidos, heridos ni afectados», de acuerdo a las listas oficiales.
Diego Alonso Garcés, encargado de negocios de la Embajada, a cargo en forma temporaria de la sede diplomática, señaló que «sí hemos recibido un pedido de paradero de ocho ciudadanos argentinos que estaban de vacaciones en la zona de Bali», pero aseguró que esa isla «no fue afectada para nada: no ha habido crecimiento del mar, ni terremotos, ni temblores, ni tormentas».
En declaraciones al canal TN, Alonso Garcés remarcó que estas ocho personas «no están desaparecidas: en los últimos dos días no se han comunicado con su familia, han demorado el envío de novedades acerca de sus vacaciones», por lo que sus parientes han solicitado a la Cancillería que se los ubique.
«Bali queda a más de cuatro mil kilómetros del epicentro del sismo. El fin de semana en Bali fue absolutamente normal. Hemos estado en contacto con los argentinos residentes allí para estar seguros de que todo estuviera bien con ellos, y no ha pasado absolutamente nada».
Se adentró en el mar
Una turista argentina relató esta mañana que, a su entender, se salvó de morir cuando navegaba en Tailandia durante el terremoto que arrasó el sudeste asiático porque, en lugar de tratar de llegar a la playa, tomó la decisión de enfrentar las olas con su barco y meterse mar adentro antes de que se formara la rompiente gigante.
María Itatí, quien vive en Tailandia, relató que «estábamos anclados en una playa de Phuket, decidiendo si desayunábamos en la playa o en el barco. Notamos el cambio en la marea y la llegada de olas de dos y tres metros de altura, que nos arrastraban hacia la costa».
«Entonces levantamos el ancla y nos internamos en el mar. El lugar más seguro era cinco o seis kilómetros lejos de la costa. No tuvimos el rompimiento, que fue como un puño que golpeó la playa y la atravesó como 500 metros», contó la mujer en declaraciones radiales.
Itatí destacó que la ola «barrió la playa» que estaba «llena de reposeras y de gente”.
“Era mucho más peligroso para la gente que estaba en la playa que para la gente que estaba en los barcos, que no recibió en general la fuerza de la mayor ola”, relató.
Además, Itatí contó que “tuvimos mucha suerte” y que “no me invadió el miedo. Ahora estoy mucho más nerviosa que en el momento. Es como que no lo puedo creer, me parece que fue como una película”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.