Recrudece guerra por control del tráfico de drogas en Río

Agence France Presse
RIO DE JANEIRO
La guerra entre traficantes que luchan por el control de la venta de drogas en las favelas de Rio de Janeiro dejó este fin de semana al menos dos muertos y cinco heridos en una zona cercana al tradicional Sambódromo, en el centro de la ciudad.
La Policía confirmó este lunes la muerte de dos personas, pero sospecha que el enfrentamiento puede haber dejado hasta diez muertos, todos carbonizados.
Delincuentes de la favela de Sao Carlos invadieron en la madrugada del domingo el morro vecino de Mineira, de-
satando una balacera entre los bandos rivales y un enfrentamiento entre los delincuentes y la Policía Militar, que duró aproximadamente seis horas.
A un hombre le prendieron fuego y su cuerpo en llamas fue dejado junto a la estación de metro cercana al Sambódromo, donde se realizan los paseos de las diversas escuelas de samba durante el Carnaval.
Según la Policía, otros cuerpos podrían haber sido quemados en el morro de Mineira, ya que largas columnas de humo negro fueron vistas saliendo de las partes altas de ese empobrecido barrio de la zona norte carioca.
»Creemos que hay más cadáveres en la favela», dijo el comisario Rafael Willis, citado por el diario O Globo. Un contingente de policías militares reforzaba la mañana de este lunes la seguridad en la favela de Mineira, donde la situación era tranquila, de acuerdo con las autoridades.
La guerra entre bandas de ambos morros para controlar los puntos donde se vende droga en las favelas se intensificó tras la muerte en octubre pasado de Irapuan David Lopes, de 34 años y apodado ‘Gangán’, uno de los grandes jefes del narcotráfico, que tenía bajo su control el morro de Sao Carlos.
Su ‘heredero’, Gilson Ramos da Silva, de 21 años, habría ordenado esta vez el ataque contra la favela de Mineira, según fuentes policiales. La invasión habría sido prevista inicialmente para Año Nuevo, pero fue adelantada, agregaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.