EE.UU. diseñó bomba afrodisíaca

El ejército de Estados Unidos consideró fabricar un arma química para que los soldados enemigos encontraran sexualmente irresistibles a sus compañeros de armas.
Según un documento del Departamento de Defensa estadounidense desclasificado recientemente, el armamento propuesto contendría una fuerte sustancia química afrodisíaca.
Su objeto era provocar un comportamiento homosexual generalizado y desmoralizar a las tropas enemigas.
La idea se incluyó en un proyecto presentado por el Laboratorio Wright de la Fuerza Aérea de EE.UU. en 1994, que duraría seis años, a un costo de US$7,5 millones.
El capitán Dan McSweeney del Directorado Conjunto No Letal del Pentágono le dijo a la BBC que el Departamento de Defensa recibe «literalmente cientos» de ideas, pero aseguró que «ninguno de los sistemas descritos en esa propuesta se han desarrollado».
«Es importante señalar que sólo se considera el desarrollo o adquisición de propuestas que se estimen adecuadas, basadas en estrictos efectos humanos, legales y conformes a las leyes internacionales», agregó.
Ratas y mal aliento
Otra de las ideas presentadas fue bombardear al enemigo con sustancias químicas que atrajeran sexualmente a diversos animales.
Insectos que piquen o muerdan, roedores y otros animales mayores podrían convertirse en candidatos para ser atraídos hacia las posiciones enemigas
Texto del proyecto
«Insectos que piquen o muerdan, roedores y otros animales mayores podrían convertirse en candidatos para ser atraídos hacia las posiciones enemigas», dice el documento.
También se consideró fabricar una sustancia que provocara un mal aliento «severo y duradero», con vistas a facilitar la identificación de los combatientes, en caso de que se mezclaran con la población civil.
Otro proyecto era crear una sustancia que aumentara en gran medida la sensibilidad de la piel a la luz solar.
«Algunas sustancias químicas sólo podrían emplearse contra las fuerzas enemigas, mientras que otras se podrían usar en grupos del personal enemigo y civiles. La contramedida sería la descontaminación», dice el texto.
El documento fue desclasificado de conformidad a la Ley sobre la Libertad de Información estadounidense, a solicitud del grupo Project Sunshine, que monitorea las investigaciones sobre armas químicas y biológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.