Chávez culpa a Washington por crisis con Colombia

SARA CAROLINA DIAZ
EL UNIVERSAL
Desde las afueras del Palacio de Miraflores, el presidente Chávez coronó la marcha de la soberanía nacional asegurando que el secuestro del guerrillero Rodrigo Granda no fue planificado en Bogotá, sino que forma parte de la «estrategia imperialista de Washington para frenar la integración suramericana».
Enfatizó en un encendido discurso contra el imperialismo de EEUU, contra el presidente Bush y repleto de recriminaciones al gobierno de Uribe Vélez_ que si Colombia no hace un gesto de rectificación entonces se verá obligado a congelar las relaciones binacionales y a reducir el comercio a su mínima expresión.
Su alocución de hora y media ante una audiencia entusiasta que celebraba sus ironías y bromas subidas de tono recurrentes a la secretaria de Estado Condoleezza Rice, el Presidente señaló que este tipo de provocaciones continuarán pero que nunca van a poder neutralizar «la hermosa revolución pacífica y democrática que se libra en Venezuela». Los simpatizantes coparon cerca de tres cuadras de la avenida Urdaneta, desde el palacio de Miraflores hasta la esquina de Carmelitas.
«Estados Unidos va a tratar otra vez de hacernos daño. Bastante daño nos hicieron en 2002, pero advierto a Bush: Si siguen le haremos morder el polvo de la derrota una vez más, se lo garantizo, no podrán con nosotros», dijo.
Seguidamente Chávez agregó: «I bet, i bet, Mr Bush. One dolar, is the fallowing, who has longer here, thats ok, no more, no more Mr Bush», en un intento por retar en inglés al mandatario estadounidense a participar en la apuesta por un dólar para ver quien dura más en el poder. Si él o Bush: «A mí me quedan dos años en este gobierno y ahora él (Bush) está en ventaja porque fue elegido para cuatro años más y a mí me quedan dos años y soy candidato para las elecciones de diciembre de 2006. Apuesto un dólar para ver quien dura más si él en la Casa Blanca o Chávez en Miraflores, vamos a ver», dijo.
Esperando señales
El presidente Chávez amenazó con congelar las relaciones entre Colombia y Venezuela si el presidente Uribe Vélez no hace un gesto por rectificar «su error» y no se compromete a dejar de repetir acciones como el secuestro de Granda: «No le estamos pidiendo al Gobierno colombiano que se arrodille o se humille, de alguna manera debe reconocer que se cometió un error y en segundo lugar debe comprometerse a que esos hechos no volverán a repetirse. Si esto no ocurriera sencillamente a nosotros nos correpondería dejar las relaciones con el Gobierno de Colombia bajo severa observación. Si no hubiera un gesto que reivindicara a Venezuela tendríamos que congelar las relaciones y alejarnos».
Chávez _quien varias veces reconoció que había una crisis diplomática entre los dos países y calificó de groseros los comunicados de la Casa de Nariño_ lamentó que Uribe no se hubiera «tomado un tiempito» para reaccionar e insistió que él mismo durante un mes estuvo estudiando la respuesta adecuada al secuestro de Granda: «Llegué a pronunciarme cuando ya la situación era inaguantable, cuando se coló la versión de que yo había entregado a Granda».
Seguidamente manifestó que estaba convencido de que se trata de una provocación del Gobierno de EEUU. «Estoy consciente de que la provocación viene de Washington. Es una nueva arremetida del imperialismo. Yo no quería que esa provocación lesionara unas relaciones tan importantes que habíamos trabajado con sumo cuidado, paciencia y atención hasta en los más pequeños detalles. Nunca presidente alguno se había atrevido a hacer un proyecto binacional en el Golfo de Venezuela, por ejemplo, quien habló fue el edificio (Palacio de Nariño), no hay voz, ni cara, ni rostro», indicó y reconoció que ha «apretado tuercas» en la frontera a partir del impasse con el fin de evitar el paso de combustible. Aseguró que el Gobierno venezolano no tiene ni tendrá ningún acuerdo con guerrilleros o irregulares.
Chávez afirmó que ha habido «tímidas señales» y llamadas por parte de Colombia para buscar una solución a la crisis y que ha conversado con diplomáticos de la región, entre ellos el asesor del presidente Lula da Silva y el canciller peruano, sobre el tema.
¡Ay papá!
Luego de afirmar que la Casa Blanca, «vuelve a quedarse sola» _a propósito de que ha sido el único país en apoyar lo que llamó la «violación de la sagrada soberanía»_, Chávez la emprendió contra la nueva secretaria de Estado de EEUU, «Condolencia Rice», a quien volvió a llamar analfabeta: «Dame el método Yo Sí Puedo para mandárselo a Condolencia, que sigue demostrando un analfabetismo completo. Parece que ella sueña conmigo. Soy capaz de invitarla a una reunión para ver qué pasa conmigo. Dijo que estaba triste y deprimida por Chávez, ¡ay papá! Que se olvide de mí. Qué mala suerte tiene esta dama. Yo no hago ese sacrificio por la patria, que lo haga otro, Cristóbal Jiménez, Nicolás Maduro, Juan Barreto que está soltero», dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.