Analizan formas para compensar a reservistas en EE.UU.

PHIL LONG
The Miami Herald
Comparado con lo que ganaba como electricista civil, el sargento de la Guardia Nacional de la Florida, Kippy Dobbels, estima que perdió unos $30,000 en salarios durante los 17 meses que estuvo en el servicio activo en la guerra contra el terrorismo.
Otros miembros de la Guardia Civil como Dobbels, se encuentran en situación similar perdiendo dinero porque sus empleos civiles pagaban más de lo que paga el ejército.
Ahora dos legisladores del sur de la Florida alegan que tienen forma de ayudarlos.
El senador estatal Steven Geller, un demócrata de Hallandale y el representante estatal Jack Seiler, demócrata de Fort Lauderdale, quieren que la Legislatura asigne fondos para ayudar a las empresas privadas a pagar la diferencia entre el sueldo básico civil de un soldado de la Guardia o Reserva y su paga del ejército.
El estado de la Florida, así como muchos gobiernos condales y municipales y algunas firmas privadas, ya están pagando por todo o parte de los sueldos perdidos de estos soldados.
Un sondeo del Departamento de Defensa muestra que cerca de un tercio de los reservistas llamados al servicio activo declara que pierde dinero.
»Estamos pidiendo a los soldados de la guardia y la reserva que no sólo arriesguen sus vidas sino también su futuro financiero y me parece que eso no está bien», afirmó Geller.
Agregó que se preocupa de que estas unidades pierdan soldados si el servir se convierte en una obligación financiera muy pesada. Hasta ahora, sin embargo las unidades de la Florida tienen capacidad total.
El costo del programa variaría de año en año y no hay cifras precisas de lo que los empleadores privados ya están haciendo. Geller estima que la nueva política costaría a los contribuyentes $5 millones al año.
Un estudio del equipo del Senado coloca el costo del estado aún mayor, en unos $45 millones. La cifra presupone que 7,500 personas sean llamadas al servicio activo con 100 porciento de ellas y que sus empleadores del sector privado participen con un promedio de pago diferencial de $10,855.
Los $45 millones incluyen un estipendio de $4 millones para administrar los fondos. Geller señaló que las cifras del estado son demasiado altas porque sólo 47 por ciento de los soldados trabajan para empresas privadas.
Y cree que la cifra de 7,500 es demasiado alta.
»Me parece inaceptable que no podamos encontrar cuatro o cinco millones de dólares», manifestó Geller. «Estoy cansado de que los políticos nos digan cuán patrióticos son. Que dejen de decirme lo mucho que apoyan a nuestros soldados y comiencen a mostrármelo».
De acuerdo con el Departamento de Defensa, hay unos 2,300 soldados de la Guardia o la Reserva de la Florida en servicio activo. Hay unos 800 en Irak, Afganistán o Kuwait, sostuvoel teniente coronel Ron Tittle, portavoz de la Guardia Nacional.
El proyecto de ley »Citizen Soldier» fue aprobado por dos comités senatoriales sin oposición y ahora comienza su viaje a través de la Cámara de la Florida. Una medida similar murió en el Comité de Asignaciones del Senado el año pasado.
Un 47 por ciento de los soldados de la Guardia Nacional de la Florida trabajan para compañías privadas. Veintiocho por ciento trabaja para el gobierno, dijo Geller. Un 21 por ciento son estudiantes de college.
Un cuatro por ciento están desempleados o no hay información sobre ellos. La mayoría de los soldados que llaman al servicio activo son asignados a trabajar dentro del país.
Los soldados asignados a las zonas de guerra como Irak y Afganistán son elegibles para recibir pago por labor peligrosa y por dejar el trabajo, reduciendo el impacto económico.
Algunos incluso ganan más cuando están en zonas de guerra de lo que ganarían en trabajos civiles.El gobernador Jeb Bush declaró que está dispuesto a revisar el proyecto de ley pero agregó que desea más información sobre el costo del programa, las tasas de reenlistamiento para la Guardia Nacional e información sobre cómo los empleadores han estado tratando con sus empleados que son llamados al servicio activo.
»Vi la idea y estoy curioso», afirmó Bush. »Si nuestro promedio de reenlistamiento continúa como ha sido y no tenemos evidencia de que los empleadores no están cumpliendo su promesa, entonces ¿por qué cambiarla?», dijo Bush.
»Es buena idea si hay un problema, si no lo hay, es mala idea», sostuvo.
La Guardia Nacional de la Florida tiene un déficit de 300 soldados para llegar a los 10,200 de fuerza completa, dijo Tittle el viernes. Aumentar los bonos de entrada y emplear más reclutadores ayudaría a eliminar ese déficit, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.