Mataron a misionera estadounidense en Amazonas

MICHAEL ASTOR / AP
BELEM, Brasil
Miembros del gabinete brasileño y procuradores se reunieron ayer en una región amazónica para investigar el brutal asesinato de una misionera estadounidense de 74 años, un crimen que grupos de derechos humanos han comparado con la muerte del activista Chico Mendes.
El ministro de Derechos Humanos Nilmario Miranda, la ministra del Ambiente Marina Silva, el presidente del Instituto de Colonización y Reforma Agraria (INCRA) Rolf Hackbart y el procurador de justicia del estado de Pará, Felicio Pontes, se reunieron para discutir el caso de la monja asesinada.
La misionera Dorothy Stang, de 74 años, fue baleada tres veces en el rostro en un área cerca del poblado de Anapú, en Pará, el sábado temprano, de acuerdo con la policía. Un comunicado del gobierno de Pará dijo que la misionera habría recibido nueve tiros a quemarropa en varias partes del cuerpo, pero de inmediato no fue posible para las autoridades aclarar las diferentes versiones.
Stang, que había vivido en Brasil desde comienzos de los años 60 y trabajado en la región amazónica por más de 20 años, se dirigía a una reunión con campesinos locales cuando fue baleada.
La policía identificó a dos pistoleros a sueldo, dijo Miranda, pero no se conocía quien ordenó el asesinato.
El ministro de Justicia, Marcio Thomaz Bastos, comentó que el crimen de Stang mostraba el irrespeto hacia una sociedad democrática, de la misma forma que lo fue el asesinato en 1988 de Chico Mendes, un dirigente sindical que logró llamar la atención internacional sobre la destrucción del Amazonas.
La misionera se había reunido el 3 de febrero con el ministro Miranda en Belem, capital de Pará, en un encuentro en que la monja narró las amenazas de muerte a las que estaban siendo sometidos trabajadores rurales de la región, dijo el despacho de Miranda en un comunicado.
El crimen »fue un intento de intimidar al gobierno federal para detener la protección de las comunidades amazónicas», dijo la ministra Silva a la televisora gubernamental TV Nacional.
La muerte de la misionera fue repudiada por numerosos grupos y asociaciones, de los ambientalistas de Greenpeace hasta la Orden de Abogados de Brasil (OAB).
»Dorothy murió luchando por el Amazonas, como Chico (Mendes) murió», dijo Paulo Adario, director del programa amazónico de Greenpeace. »Y otras personas morirán si el gobierno no toma acciones», agregó.
La muerte de Stang la »vemos con tristeza e indignación…tristeza porque los trabajadores de Pará están mas débiles, una vez que perdieron una aliada…y con indignación porque es un compañero de lucha por los derechos humanos que sacrifica su propia vida», dijo la Comisión de Derechos Humanos de OAB en un comunicado.
Stang combatió por años la acción de hacendados y madereros que devastan áreas del Amazonas.
Greenpeace estima que cerca de 90 por ciento de la madera producida en el enorme estado de Pará es cortada ilegalmente.
El Amazonas de Brasil es tan grande como el oeste de Europa, y cubre 60 por ciento del territorio brasileño, mientras los expertos aseguran que cerca de 20 por ciento de sus 4 millones de kilómetros cuadrados ya han sido destruidos por la tala indiscriminada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.