Nuevos asesinatos en región brasilera de Pará

MICHAEL ASTOR / AP
ANAPU, Brasil
Tras el cruel asesinato de la monja misionera estadounidense Dorothy Stang, cerca de 2,000 hombres del ejército se desplegaban ayer por la conflictiva región amazónica de Pará, en un intento de imponer el orden. Al asesinato de la hermana Dorothy, de 73 años, ocurrido el sábado, se sumaron el domingo y el martes la muerte de otros dos hombres en la misma región amazónica, sin que hasta ahora se haya informado si los casos están relacionados.
Pero en vista de la tensa situación en el estado amazónico de Pará –donde la monja trabajó por décadas en favor de la protección de la selva y campesinos–, el gobierno acordó despachar las tropas.
El presidente Luiz Inácio Lula da Silva anticipó algunas horas su regreso al país desde Suriname, según un despacho del servicio de noticias Agencia Brasil.
Lula partió el domingo para una gira a Venezuela, Guyana y Suriname, con su retorno inicialmente previsto para el miércoles cerca a la medianoche.
Pero con el clima de Pará recalentándose con la muerte a tiros de la misionera, un campesino el domingo y un líder rural el martes, Lula acortó su estadía en Paramaribo, aseguró Agencia Brasil.
Junto a los hombres del ejército, provenientes de batallones cercanos a Pará, unidades de paracaidistas en Río de Janeiro y una brigada de infantería en Recife –ambas ciudades en la costa este del país– están sobreaviso para un posible despliegue. Los militares harán labores de patrulla.
Voceros de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), una organización no gubernamental vinculada a la iglesia católica, reveló ayer un reporte preliminar indicando que en el 2004 recibieron amenazas de muerte 161 activistas, fiscales públicos, campesinos y religiosos en los 27 estados del país.
De esas 161 personas, tres ya están muertas, entre ellas Stang, que colaboraba con la CPT desde su fundación en 1975. El estado en que se reportaron la mayor cantidad de amenazas de muerte fue Pará con 40, según los datos de la Comisión.
‘No nos gustaría que la cuestión social y agraria fuese resuelta sobre la base policial o militar… pero no puedo decir `no’ (al envío del ejército), porque sería contradecirme cuando estamos reclamando una presencia del estado» en Pará, dijo el obispo Tomás Balduino, presidente de la CPT.
»¿Cuánto tiempo se va a quedar esa tropa? Al salir, vuelve la misma situación, hay que atacar desde la raíz, que es la cuestión agraria», agregó monseñor Balduino en conferencia de prensa desde la capital Brasilia y al ser consultado sobre el despliegue militar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.