Esposas de disidentes marcharon en Cuba

VANESSA ARRINGTON
Associated Press
LA HABANA – Con fotos de sus esposos presos sujetas al pecho, esposas de disidentes cubanos marcharon a la Plaza de la Revolución el viernes en reclamo de amnistía para todos los opositores encarcelados.
Las llamadas «Damas de Blanco», que vestían faldas, camisetas y chales blancos, entregaron una carta que reclama la libertad de los presos a una oficina gubernamental detrás del monumento a José Martí, el héroe de la independencia cubana.
«Yo estoy prácticamente empujada por el gobierno… por la desatención de las autoridades cubanas», dijo Loyda Valdés, cuyo esposo, Alfredo Felipe Fuentes, purga una condena de 26 años.
El esposo de Valdés y otros 74 opositores al gobierno fueron detenidos en 2003, durante una ola represiva.
Valdés dijo que ha acudido a las autoridades cubanas para pedir la libertad de su esposo, pero que éstas la han ignorado. Por eso, dice, ahora acude a las embajadas extranjeras.
Las mujeres marcharon durante 45 minutos a través de la capital hasta la plaza. La carta que entregaron está firmada por un millar de amigos y parientes de los disidentes presos.
Semejantes manifestaciones públicas son algo desusado en Cuba, aunque las mujeres han realizado vigilias a la luz de velas y otros actos desde que apresaron a sus esposos.
En octubre, un grupo de esposas se instaló en un parque habanero para reclamar el traslado del disidente Angel Moya Acosta a la capital para recibir tratamiento médico. Dos días después, Moya Acosta fue hospitalizado en La Habana, y las mujeres depusieron su actitud.
Laura Pollán, participante en la manifestación del viernes, dijo que sentía una mezcla de esperanza y pesimismo.
«Yo pienso que van a escuchar, que van a leer la carta», dijo Pollén, cuyo esposo, Héctor Maseda, fue condenado a 20 años de prisión. «Pero recuerde que esto es un gobierno imprevisible. Es posible que estemos aquí y mañana nos manden a las esposas a nuestras casas. O sencillamente que los guarden en una gabeta, y que pasen 20 años allí».
Por otra parte, la disidente Martha Beatriz Roque asistió a una misa para recordar a «los cubanos muertos», junto a algunos activistas como Félix Bonne y René Gómez Manzano en una iglesia del barrio capitalino del Vedado.
«Quisimos recordar a los cubanos muertos en el estrecho de la Florida, ante el pelotón de fusilamiento o en las prisiones y que no han podido ser velados ni honrados por sus familiares», dijo Roque al finalizar la misa.
Además Roque entregó un documento de una pagina firmada por ella, donde denuncia «el hostigamiento» del que es víctima su sobrina María de los Angeles Falcón por parte de «la seguridad del estado».
La disidente amenazó en el documento con «buscar la revocación de mi licencia extrapenal, ya que no se ha cumplido la palabra que me dieron al egresar de la prisión: que era sin condiciones».
Roque, condenada a 20 años de prisión en marzo del 2003, fue excarcelada en julio pasado después de recibir una «licencia extrapenal» en consideración por delicada salud.
Los disidentes fueron acusados de colaborar con diplomáticos estadounidenses para socavar el sistema socialista cubano. Desde entonces, 14 quedaron en libertad por razones de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.