Colombia dispuesta a extraditar a "canciller" de las FARC

PEDRO SERVIN / AP
ASUNCION, Paraguay
Las autoridades colombianas no se opondrían a la eventual extradición a Paraguay del líder guerrillero de las FARC Rodrigo Granda, vinculado a la banda que secuestró y asesinó a la hija del ex presidente Raúl Cubas, anunció ayer la canciller Leila Rachid.
»Me llamó Carolina Barco, ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, anunciando que su país no se opondrá a la extradición de Granda, si fuere necesario, para que la justicia paraguaya lo juzgue», declaró Rachid ayer.
»Me informó que Granda se encuentra preso en Bogotá y, además, me señaló que cualquier organismo de seguridad de Colombia está a disposición de la justicia paraguaya para seguir trabajando en el esclarecimiento del secuestro de Cecilia», agregó.
Cecilia Cubas, de 32 años, fue secuestrada en septiembre del 2004 y encontrada muerta el 16 de febrero del 2005 en una residencia 15 kilómetros al sur de Asunción. Los patólogos concluyeron que llevaba muerta por asfixia más de 30 días.
El presunto autor intelectual del plagio, Osmar Martínez, se encuentra detenido y procesado desde enero pasado.
Martínez pertenece al ala dura y disidente del izquierdista Partido Patria Libre (PPL) y según el fiscal Oscar Latorre existen evidencias de vínculos con Rodrigo Granda, considerado »canciller» de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Latorre explicó que la comunicación fluida entre Martínez y Granda se realizaba desde el 2003 a través del correo electrónico y que, incluso, los datos indican que el guerrillero asesoró el plagio de Cecilia.
Además, un miembro de las FARC con el alias de Santiago, habría estado en Paraguay revisando el diálogo con la familia para el pago del rescate, según la pesquisa.
Cubas pagó $800,000 en noviembre pero su hija no fue liberada; al contrario, los delincuentes enviaron un mensaje aclarando que la suma era un adelanto de los $5 millones que esperaban.
Martínez, quien se entregó a la policía en un acto público realizado en Caaguazú, Paraguay, con supervisión de la comisión de derechos humanos de la Cámara de Diputados, admitió sus relaciones »fraternas» con las FARC.
En un comunicado desde la cárcel, reivindicó su derecho a »relacionarme con grandes hombres de la historia universal como Fidel Castro, Lula» y otros».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.