Venezuela y Países Bajos reanudan control de vuelos ilícitos

Venezuela y el Reino de los Países Bajos firmaron un acuerdo de reciprocidad que permitirá el sobrevuelo de aeronaves oficiales y militares en áreas territoriales de ambas naciones. El convenio –publicado el pasado jueves 3 de marzo en Gaceta Oficial– estipula que aviones y helicópteros venezolanos en misiones de carga y de transporte de personal pueden realizar un procedimiento simplificado para ingresar en el espacio aéreo de las Antillas Neerlandesas.
Lo mismo ocurrirá con el caso inverso: cuando las aeronaves holandesas vuelen sobre el norte del territorio nacional.
En el texto de la resolución publicada se especifican detalladamente cuáles son las aeronaves amparadas por el convenio. Estas podrán despegar de los aeropuertos de salida con dirección a los territorios de Venezuela y de los Países Bajos –en rutas aéreas que también se precisan en la Gaceta Oficial– sólo con la presentación de un plan de vuelo detallado. Ninguno de los aparatos podrá desplazarse libremente por los territorios de ninguno de las naciones.
Eso significa que no serán necesarias gestiones adicionales entre los ministerios de Relaciones Exteriores respectivos. El acuerdo binacional tendrá vigencia de un año y podrá ser prorrogable si las partes así lo acuerdan.
El Gobierno venezolano incluyó en la lista 63 aeronaves de la Fuerza Aérea nacional y del Servicio Autónomo de Transporte (SATA). Entre los aviones militares se mencionaron el Airbus 319 presidencial; 7 Super King 200; 6 Fokker F–50 y F–60; 2 Hércules C130 y 1 Gulfstream. A esto se añaden 21 helicópteros SH14D; 7 Superpuma y 3 Cougar AS532UL. Desde diciembre pasado, las cancillerías de ambos países intercambiaron notas diplomáticas en las cuales se perfiló el contenido del convenio binacional y sobre el cual no pudieron obtenerse comentarios en fuentes castrenses.
La publicación de este acuerdo se formalizó la misma semana que la Armada de Venezuela movilizó unidades a la costa occidental debido a que un buque militar estadounidense atracó en Curazao. El vicealmirante Armando Laguna Laguna consideró la presencia de la embarcación como un asunto habitual.
Sin embargo, el movimiento fue interpretado por seguidores del Gobierno como una provocación del país norteamericano. La acción fue protestada, entre otros voceros oficiales, por el presidente de la Asamblea Nacional, Nicolás Maduro.
William Brownfield, embajador estadounidense en Caracas, lamentó que fallas de comunicación hubieran generado malos entendidos con respecto a este asunto. No se descarta que el acuerdo tenga el objetivo de facilitar la movilización de insumos y de personal en casos de urgencias, como los ocurridos a propósito de los huracanes que azotaron el Caribe el año pasado. La Fuerza Aérea de Venezuela participó en el envío de recursos materiales y humanos para los países afectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.