Radio convoca protestas en Quito

Quito. La emisora Radio Luna se ha convertido en los últimos días en el punto de encuentro de los ecuatorianos que se oponen al Gobierno, volcados en las calles de Quito, la capital, y alejados de los políticos tradicionales a quienes critican por su inacción.
La emisora abrió su frecuencia para recibir las opiniones sin restricciones, independientemente del tono y calibre de las mismas, señaló Efe.
Por eso no extraña escuchar duros epítetos contra el presidente Lucio Gutiérrez, al que muchos radioescuchas llaman «dictador».
El director de la radio, Paco Velasco, insiste en que no es el líder de las protestas, sino que simplemente su emisora ha demostrado su pluralismo al abrir sus micrófonos a todos los que «tienen algo que decir» contra un gobierno al que también califica de dictatorial.
A través de esa emisora de radio los oyentes se «autoconvocaron» el miércoles para la marcha del «cacerolazo», para la del «reventón» el jueves, la del «tablazo», el viernes y la del «rollazo» el pasado sábado.
Pero ni siquiera los celulares dieron abasto para el pronunciamiento de la gente que ha decidido acudir directamente a las instalaciones de la emisora para ofrecer su criterio, aunque para ello tuvieron que hacer largas filas sólo para hablar 20 segundos cada uno.
Metros antes de llegar a la estación de radio flamean banderas de Ecuador con papeles pegados pidiendo la renuncia de Gutiérrez y, en la puerta de la emisora, un centenar de personas respaldan a Velasco con consignas que condenan lo que consideran una actitud dictatorial del Gobierno.
La iniciativa de los ciudadanos ha llevado a la avenida frente a Luna a muchas ancianas que cacerolean y a niños con carteles que dicen que son «forajidos», haciendo referencia a la forma como el mandatario denominó a las personas que protestaron cerca de su residencia.
Sin consenso
Quito. En medio de conatos de incidentes, en un ambiente tenso y luego de cinco horas de debates, el Congreso (unicameral) de Ecuador no logró una fórmula de consenso que lleve a resolver la crisis política desatada a raíz del ilegal nombramiento de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en diciembre, por lo que la sesión tuvo que ser prolongada.
Durante las primeras seis horas del debate, se presentaron siete mociones para disolver la CSJ, una oficialista ratificando la disolución de la Corte por decreto ejecutivo, expedido el pasado viernes y las demás, con diferencias de redacción, que aspiraban a que se desconozca la resolución de la mayoría gobiernista en el Congreso que dio paso a la formación de la Corte Suprema en diciembre.
El congreso se declaró a los pocos minutos de instalado en sesión permanente e inició la reunión con las notas del himno nacional, según dispuso el presidente del congreso, Omar Quintana, haciendo un llamado a los diputados al patriotismo, al respeto y a la responsabilidad frente a esta dura situación, reseñó DPA.
El llamado no cuajó y durante la sesión los ánimos se caldearon. La apertura de la votación ocasionó incidentes verbales entre los diputados, al tiempo que la oposición resolvió abstenerse con lo cual la moción obtuvo únicamente 36 votos de los 92 diputados presentes, lo que no permitió su aprobación.
La diputada Ximena Bohórquez, esposa del presidente Lucio Gutiérrez, no apoyó la moción del oficialismo y se abstuvo, como lo hizo la oposición al gobierno de su marido.
De acuerdo con el reglamento interno del congreso, una resolución requiere al menos de 51 votos para ser aprobada.
Dentro del recinto donde se reúne el congreso están apostados militares ‘para garantizar la tranquilidad y paz de la sesión’, según explicación del vocero de la escolta legislativa.
Entretanto, en las afueras del Congreso, detrás del fuerte cerco militar y policial que ha cerrado el paso a dos cuadras a la redonda, se han apostado un centenar de personas portando banderas y coreando consignas en contra del gobierno, del congreso y por la salida del presidente Gutiérrez.
Estas personas están, según han declarado a medios de prensa locales, en vigilia por el retorno a la democracia.
Por su parte, el presidente Lucio Gutiérrez afirmó que no renunciará a su cargo pese a las protestas callejeras en su contra y la crisis política en la que está sumido el país. No obstante, indicó que si fracasa en su objetivo de despolitizar la justicia, podría estudiar una posibilidad.
«Sólo si fracaso en mi empeño de despolitizar y despartidizar la Corte Suprema y los tribunales, estaría en la posibilidad de considerar algo de lo que me están preguntando», dijo Gutiérrez a corresponsales extranjeros, con quienes se reunió en la noche en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno, indicó Reuters.
Gutiérrez desestimó las protestas callejeras pacíficas que se han registrado en los últimos días en la capital afirmando que no representan el sentir nacional, al tiempo que señaló que en otras partes del país incluso se pide su reelección.
La crisis política en Ecuador se inició el pasado 8 de diciembre y se agudizó en esta semana cuando centenares de quieteños se dieron cita en las calles a partir del pasado jueves para protestar de distintas maneras contra el régimen.
Esto mereció que el presidente Gutiérrez declarara el viernes el estado de emergencia en la capital y ordenara el cese en sus funciones a la CSJ en clara intromisión en otro poder del Estado.
El decreto de emergencia fue revocado tras 19 horas de vigencia y el Congreso fue convocado por su presidente y aliado del gobierno, Omar Quintana, quien así salió al paso a una autoconvocatoria de la oposición, que finalmente falló.
Los 100 diputados del Congreso también están en el punto de mira de miles de ciudadanos que les exigen que renuncien a sus cargos, porque han sido incapaces de resolver el conflicto del Poder Judicial.
El Presidente, que en los últimos cinco días ha sufrido el asedio de las manifestaciones, decidió viajar ayer a la ciudad de Babahoyo, donde se dio un respiro con la manifestación de apoyo por parte de un gremio de camioneros.
Las protestas han sido organizadas de forma espontánea por ciudadanos que, usando la señal de la emisora Radio Luna, han convocado las masivas concentraciones que se han sucedido desde la noche del pasado miércoles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.