Evalúan sistema para ubicar valijas

Barnaby J. Feder.
informatica@clarin.com
Durante tres días consecutivos, Janet Suckling fue al sector de equipajes en el Aeropuerto Internacional de Cincinnati con la esperanza de ver llegar una maleta en la que estaban su traje de novia y el smoking de su futuro esposo. Pero nadie tenía idea de a dónde había ido a parar la valija. «Me pasé los tres días llorando», recuerda.
Escenas similares tienen lugar constantemente en los aeropuertos de los Estados Unidos. La cinta transportadora de equipaje gira lentamente hasta vaciarse, y entonces se ve a uno o dos desdichados que permanecen escudriñando el lugar con desaliento.
Desde hace algunos años, las líneas aéreas han tratado de reducir drásticamente este enojoso problema con una nueva identificación por radiofrecuencia, que rastrea objetos con una precisión mucho mayor que la de los actuales sistemas de escaneo de códigos de barras.
Los partidarios de la nueva tecnología dicen que está lista para usar. Pero cada aerolínea tendría que invertir decenas de millones de dólares para adoptar el sistema de rastreo de equipaje. Y la mayoría de las empresas aéreas están en dificultades financieras, por lo que la adopción del moderno sistema podría ser tan improbable como la modificación de los aviones para que hubiera más espacio entre las butacas.
Actualmente, los sistemas de escaneo de código de barras fracasan en la identificación de entre el 15 y el 20 por ciento de las etiquetas que pasan por puntos de control automatizados, lo que deja en manos de poco personal la tarea de identificar las maletas visualmente y de encaminarlas a los vuelos correspondientes.
Se controla el desempeño de la manipulación de equipajes registrando el número de maletas extraviadas cada 1.000 clientes. Aunque en 2004 la cifra fue menor que el 5 por mil, el cómputo final es de millones de maletas extraviadas por año. Y según las estimaciones de la industria, localizar el equipaje enviado a un lugar errado y pagar los reclamos por pérdida o extravío de equipaje puede costar entre 100 y 200 dólares por maleta.
En las pruebas que hasta ahora se realizaron en aeropuertos, los sistemas que utilizan el escáner para leer códigos incorporados en microchips sellados dentro de etiquetas de plástico, identificaron correctamente las maletas durante el 95% del tiempo de escaneo. Según los técnicos, estos resultados indican que esos sistemas podrían resolver más del 66% de los problemas de pérdida de equipaje, y quizás desempeñarse aun mejor.
Una parte del equipo de los aeropuertos para el manejo de los equipajes deberá ser modificada para poder realizar un escaneo confiable de las etiquetas controlables por radio. Por ejemplo: los recipientes de metal donde se colocan las maletas para cargarlas en los aviones interfieren con las señales de radio, y por lo tanto habría que cubrirlas o reemplazarlas.
Otro desafío para las aerolíneas y los aeropuertos será asegurarse de que las etiquetas de equipaje se diferencian perfectamente de otras etiquetas que están siendo desarrollados para rastrear los vehículos del aeropuerto.
Además, teniendo en cuenta las previsiones de que algún día cada maleta de un equipaje podrías tener una etiqueta de radio para rastrear sus movimientos, las aerolíneas deberán disponer de sistemas que no se confundan si un viajero se olvida de quitar esa etiqueta después de comprar la maleta.
Un grupo de compañías aéreas, lideradas por Delta, American Airlines y United Airlines, se inclinan por etiquetas que tienen números únicos que pueden usarse para buscar en las bases de datos centrales la información sobre el dueño, el origen y el destino de una maleta.
En cuanto a la pobre Janet Suckling, tuvo que casarse con un vestido comprado a último momento en un shopping.
(c)The New York Times y Clarín. Traducción de Ofelia Castillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.