Polémica decisión quitó custodia a madre lesbiana y jueza chilena

La Corte Suprema de Chile confirmó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el fallo en el que había quitado la custodia de sus tres hijas a una madre lesbiana, al considerar que su relación significa un riesgo para el desarrollo de las niñas.
El tribunal superior había decidido hacía un año en contra de la jueza Karen Atala por haber «antepuesto sus propios intereses, postergando los de sus hijas».
La razón expuesta por la Corte Suprema fue que existe el riesgo de que las niñas confundieran los roles debido a la «carencia en el hogar de un padre de sexo masculino».
Atala había interpuesto un recurso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que pidió explicaciones al máximo tribunal chileno.
La Corte Suprema rechazó las acusaciones de haber discriminado a Atala en un documento que presentó ante el organismo internacional a través del gobierno chileno.
Fines de semanas
La Corte Suprema revocó dos fallos anteriores que habían favorecido a la madre.
Atala, una jueza que asumió públicamente su condición de lesbiana y convive con su pareja, perdió la custodia de las niñas en favor de su padre, el defensor público Jorge López.
La decisión de la Corte Suprema revocó las resoluciones en primera y segunda instancia de dos tribunales inferiores que habían fallado a favor de la madre.
En Chile, el 99% de los casos en los que se disputa patria potestad de menores de edad son resueltos en favor de la madre.
El fallo permite que Atala pueda ver a sus hijas los fines de semana y un mes completo al año.
«Sin razones de género»
En el informe que la Corte Suprema redactó para explicar su decisión ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se intenta aclarar que no hubo discriminación.
A lo que atendió el fallo es a proteger a las menores en un ambiente que, le pareció, no era el adecuado para su formación
Hernán Álvarez, ministro de la Corte Suprema
El ministro del tribunal Hernán Álvarez reiteró que la intención es proteger a las niñas y no juzgar a la madre por ser lesbiana.
«No hubo discriminación por razones de género. A lo que atendió el fallo es a proteger a las menores en un ambiente que, le pareció, no era el adecuado para su formación».
El caso generó un debate de valores en la sociedad chilena, país en el que se aprobó la ley del divorcio hace menos de un año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.