China opuesta a ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU

NICK WADHAMS
Associated Press
NACIONES UNIDAS – El embajador chino ante la ONU reiteró el jueves la oposición tajante de su país a una resolución que crearía seis nuevos puestos permanentes en el Consejo de Seguridad, advirtiendo que la medida podría «dividir la casa» y perjudicar las reformas.
Wang Guangya, uno de los cinco miembros permanentes con poder de veto en el Consejo de Seguridad, dijo que no cabía duda de que su país votaría contra la propuesta de Brasil, Alemania, India y Japón, que aspiran a ser miembros permanentes.
«Dividirá la casa, destruirá la unidad y descarrilará la discusión sobre la gran reforma de la ONU», dijo Wang.
Brasil, Alemania, India y Japón _que conforman el llamado Grupo de los Cuatro, o G-4_, dieron a conocer el proyecto de resolución el 16 de mayo y han dicho que lo someterán a votación en la Asamblea General en junio.
Wang repitió declaraciones que hizo en una entrevista con The Associated Press el martes, cuando dijo que no hay consenso entre los miembros sobre cuáles deberían ser los nuevos permanentes. China se opone a la pretensión japonesa, alegando que este país nunca ha desagraviado a las víctimas de sus abusos durante la Segunda Guerra Mundial.
El resultado, dijo Wang, será que la ONU no podrá discutir asuntos importantes que el secretario general Kofi Annan quiere incluir en la reforma de la organización para enfrentar los problemas del siglo XXI, entre ellos la creación de una comisión de paz, un consejo de derechos humanos y nuevas medidas contra la pobreza y por la educación.
El jueves, Wang dijo que China apoya la propuesta de un grupo de naciones que se han llamado Unidas para el Consenso, y que incluye la ampliación del Consejo de Seguridad pero con miembros no permanentes.
Después de 10 años de discusiones, Annan dijo a los miembros de la ONU en marzo que quiere una decisión sobre la ampliación del consejo para septiembre, cuando ha convocado a una cumbre mundial para estudiar la reestructuración de la ONU. Dijo que si no se llegaba a un consenso, el presidente de la Asamblea General debería estudiar la posibilidad de llamar a votación.
«En el fondo, se trata de saber con cuánta rapidez uno se mueve y con cuánta rapidez presenta una resolución», dijo Annan el jueves. «Lo ideal es buscar el consenso, pero si éste fracasa existe un amplio acuerdo de que se debe ir a votación».
Existe amplio apoyo a la idea de ampliar el Consejo de Seguridad, cuya composición refleja la realidad de la posguerra mundial, cuando se creó la ONU, para volverlo más acorde con la situación actual. Pero las dimensiones y composición del nuevo consejo siguen siendo contenciosas.
La resolución del G-4 debe ser aprobada por 127 _dos tercios_ de los 191 estados miembros, pero ése es apenas el primer paso. El más difícil es la modificación de la Carta de la ONU, que debe ser aprobada por una mayoría de dos tercios que incluya a los cinco miembros con poder de veto: Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia, los vencedores de la Segunda Guerra Mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.