Renunció presidente boliviano

Tras cuatro semanas de continuas protestas de la ciudadanía, el presidente de Bolivia Carlos Mesa presentó el lunes su renuncia en una alocución televisiva.
Mesa señaló que seguirá siendo presidente hasta que el Congreso se pronuncie. «Estoy dejando mi responsabilidad», dijo Mesa al señalar que permanecerá en el país.
Horas antes del pronunciamiento de Mesa se había especulado con que presentaría su renuncia, algo que fue negado por voceros de la presidencia.
La jornada fue tensa en La Paz, ya que manifestantes habían lanzado dinamita cerca de la casa de gobierno. El presidente se vio obligado a evacuar la zona.
En otra crisis hace unas semanas, Mesa también presentó su dimisión, pero el congreso no se la aceptó.
Bolivia lleva sumida en un caos civil desde hace un mes.
Opositores, campesinos cocaleros, agricultores, mineros, maestros, universitarios y vecinos vienen reclamando la nacionalización de las empresas de hidrocarburos, la convocatoria a una asamblea constituyente, la renuncia de Mesa y la convocatoria a elecciones generales.
Mesa deseo suerte a la iglesia católica, que está mediando en el conflicto entre el gobierno, el congreso, el partido Movimiento al Socialismo (MAS), que conduce Morales, y agrupaciones sociales y sindicales.
En la cadena CNN en español, el opositor y principal líder de las protestas, Evo Morales, volvió a reforzar su demanda de nacionalizar los hidrocarburos y pidió también «la renuncia de los dos presidentes de la cámara».
Morales agregó que renunciaría a su liderato del Movimiento al Socialismo si sus partidarios se lo piden.
«Esta es una lucha entre ricos y pobres», dijo Morales.
Mesa ocupó el sillón presidencial durante veinte meses, tras suceder el 17 de octubre de 2003 a su derrocado antecesor Gonzalo Sánchez de Lozada quien también renunció tras una violenta agitación social.
El dimitente mandatario ocupará su investidura hasta que el Congreso, convocado inicialmente para el martes, elija a su sucesor, según mandato de la Constitución Política.
El presidente del Senado, Hormando Vaca Diez, es el primero en la cadena de sucesión constitucional, seguido del titular de Diputados, Mario Cossío, y del presidente de la Corte Suprema, Eduardo Rodríguez.
AP-AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.