Padre e hijo detenidos por entrenar con al Qaeda

DON THOMPSON
Associated Press
LODI, California – Una investigación antiterrorista en esta tranquila población agrícola dio como resultado el arresto de un padre y su hijo, quien dijo que se entrenó en un campamento de al-Qaida en Paquistán y planeaba atacar hospitales y supermercados en Estados Unidos, señalaron las autoridades.
Investigadores federales creen que varias personas comprometidas con al-Qaida han estado operando en Lodi y alrededor de esta creciente región vinícola ubicada aproximadamente 50 kilómetros al sur de Sacramento, señaló el miércoles el agente del FBI Keith Slotter, quien no dio más detalles.
Slotter agregó que los investigadores no tienen información sobre ningún plan de ataque específico, y que padre e hijo sólo fueron acusados de mentir a agentes federales sobre el entrenamiento del hijo en un campamento de al-Qaida.
Dos líderes musulmanes locales también fueron detenidos por violaciones migratorias.
El hijo, Hamid Hayat, fue interrogado por el FBI el viernes y primero negó cualquier vínculo con campamentos terroristas. Pero al siguiente día se sometió a un detector de mentiras y admitió que estuvo en un campo de entrenamiento en 2003 y 2004, según una declaración jurada del agente del FBI Pedro Aguilar.
Hayat, de 22 años, señaló que usaban fotografías del presidente George W. Bush y otros políticos estadounidenses como objetivos en prácticas con armas, dice la declaración.
Al final del entrenamiento (en los campamentos), a los participantes se les daba la oportunidad de escoger la nación donde ocurrirían sus ataques.
«Hamid notificó que solicitaba específicamente venir a Estados Unidos para realizar su misión de guerra santa», según la declaración difundida a través del Departamento de Justicia en Washington. «Los objetivos potenciales de ataque incluían hospitales y grandes tiendas de comestibles».
El padre, Umer Hayat, de 47 años, mintió sobre la participación de su hijo y sobre el dinero que envió para el entrenamiento de éste, dice la declaración jurada.
Un primo del joven Hayat, Usama Ismail, dijo que él estaba en Paquistán con su familiar y que Hayat nunca tuvo entrenamiento terrorista. Afirmó que su primo fue a Paquistán para casarse y «nunca se involucró en política. De lo único que habló fue de cricket».
«Siempre estuvimos juntos», dijo Ismail, quien vive en la calle de los Hayat en un modesto barrio obrero.
El abogado del padre, Johnny Griffin III, expresó que su cliente «sólo está acusado de mentir a un agente». Los vecinos describieron al padre como un hombre amable que vendía helado en una camioneta durante el verano.
El abogado del joven Hayat no estuvo en la corte; tampoco respondió una llamada de la AP que procuraba su comentario.
En Washington, el presidente Bush dijo que había sido informado sobre el asunto.
«Me impresionó mucho el manejo de información de espionaje y el seguimiento», apuntó Bush. «Y eso es lo que los estadounidenses deben saber: que cuando encontremos cualquier indicio de cualquier posible acto contra la ley o una posible célula (terrorista), haremos un seguimiento; por cierto, respetando las libertades civiles de las personas tras las que estemos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.