Autopsia determinó que el daño a Schiavo era irreversible

Servicios de El Nuevo Herald
LARGO, Florida
El informe de la autopsia de Terri Schiavo corrobora la afirmación de su esposo de que la mujer se hallaba en un persistente estado vegetativo, al determinar que había sufrido daño cerebral general e irreversible, y que estaba ciega, dijo ayer el médico forense.
Asimismo, no halló prueba alguna de que hubiese sido estrangulada, ni de otro tipo de agresión. Determinó que su muerte fue causada por deshidratación tras quitársele la sonda que la alimentaba.
Sin embargo, continúa siendo un misterio lo que provocó el colapso de su organismo hace 15 años. La autopsia y la investigación póstuma no hallaron pruebas de que hubiese tenido un problema alimenticio, tal como se sospechaba en ese momento, dijo el forense Jon Thogmartin, del centro médico Pinellas-Pasco.
»Ninguna cantidad de terapia o tratamiento hubiese regenerado la masiva pérdida de neuronas» de la paciente, manifestó Thogmartin.
El informe de la autopsia de la mujer de 41 años, que sufrió daño cerebral, fue revelado el miércoles, más de dos meses después de su muerte el 31 de marzo, poniendo fin a una pugna entre su esposo y los padres, que llegó hasta los tribunales, al Congreso y hasta la Casa Blanca, y dividió a la opinión pública del país.
Thogmartin agregó que Schiavo no parecía haber sufrido un ataque cardíaco, y tampoco había pruebas de que se le hubiera administrado drogas dañinas, ni otras sustancias antes de su muerte.
Agregó que no hubiera podido ingerir comida o bebida si se le hubiera alimentado por la boca tal como pedían sus padres.
»El retiro de la sonda que la alimentaba hubiese provocado su muerte, aunque hubiese sido alimentada o hidratada por la boca», dijo Thogmartin.
Schiavo murió 13 días después de que por orden de su esposo, Michael Schiavo, se le desconectara el catéter alimentario que la mantuvo viva durante 15 años.
Su familia se opuso a la desconexión argumentando que la mujer se podía recuperar y los reconocía, aunque el forense afirmó ayer que la paciente estaba ciega.
Los familiares recurrieron a todos los foros judiciales de Florida y federales estadounidenses, que se negaron a revertir la decisión judicial local que ordenaba la desconexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.