Etarra quedó preso por publicar una carta

La Audiencia Nacional considera que el preso etarra José Ignacio de Juana Chaos hizo «alarde y exaltación» de su pertenencia a ETA en dos artículos publicados en Gara «cuyo contenido revela claramente una posible amenaza terrorista», por lo que cree justificado que se le imputara por esos delitos.
Así lo afirma la sección tercera de la sala de lo penal de este tribunal en un auto en el que confirma la medida de prisión adoptada contra De Juana el pasado 10 de enero, aunque la resolución no tiene efecto alguno porque el juez que instruye el caso, Santiago Pedraz, ya ha decidido concluir el sumario sin procesar al recluso al estimar que no hay indicios racionales de criminalidad.
De hecho, la resolución notificada hoy cuenta con el voto particular de uno de los tres magistrados de la sala, que dice que está de acuerdo con sus compañeros, pero que «el actual recurso ha quedado sin contenido» porque De Juana quedó en libertad provisional por esta causa al dictarse la conclusión del sumario.
El auto afirma que uno de los artículos de De Juana, el titulado «El escudo», que contenía expresiones como «`Vamos a ganar!» alusivas al Movimiento Nacional de Liberación Vasco (MLNV) «es un exordio a la pertenencia a la banda terrorista ETA, a los fines por ella buscados y a su actividad violenta y mortífera».
Añade que «los años de privación de libertad y el tratamiento penitenciario no han conseguido la resocialización del recurrente que, por el contrario, a punto de cumplir sus graves condenas, minimizadas por el propio sistema jurídico-penal, hace alarde y exaltación de su pertenencia y de la victoria final».
El tribunal considera que «esa pública exaltación de su pertenencia al grupo terrorista, una vez que el propio recurrente manifiesta haber cumplido las condenas impuestas por delitos terroristas, puede entenderse (…) como indiciariamente constitutiva de un nuevo delito de pertenencia a banda armada».
Sobre el delito de amenazas que imputó a De Juana el juez Fernando Grande-Marlaska, antecesor de Pedraz en el Juzgado, la sala dice que «se trata de artículos cuyo contenido revela claramente una posible amenaza terrorista a determinadas personas, al señalarse (…) a determinadas autoridades y funcionarios de prisiones».
«Por la persona que formula presuntamente la amenaza, así como también por el medio empleado (la remisión al diario Gara, muy próximo al entorno abertzale), la simple inclusión de determinados nombres en los artículos (…) supone una seria amenaza que desde luego no puede tomarse a la ligera», agrega.
Aunque este auto no tiene efectos prácticos, puesto que se limita a avalar la decisión tomada en su día por Grande-Marlaska, sí es indicativo de lo que puede suceder cuando este mismo tribunal deba examinar el recurso que la Fiscalía ha interpuesto contra la decisión de Pedraz de dejar en libertad a De Juana.
Sin embargo, será otra sala distinta, la sección primera, la encargada de confirmar o revocar el auto de conclusión del sumario después de que las partes personadas en la causa le informen de si están conformes o no con la resolución dictada por el magistrado.
Si la sala decide revocar el auto, como pedirá la Fiscalía, ordenará a Pedraz que dice el procesamiento de De Juana por los delitos que se le imputaron en un principio.
Fuentes jurídicas consultadas en la Audiencia Nacional aseguraron hoy que todos estos trámites judiciales estarán resueltos antes del próximo 3 de agosto, fecha en la que De Juana extinguirá definitivamente su condena y, si para entonces no tiene otra causa pendiente, sería excarcelado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.