Kamikazes de Londres tenían una "vida normal"

ROBERTO BÉCARES | ELMUNDO.ES
Shehzad Tanweer. (Foto: The Sun)
A D E M Á S …
La investigación: El viaje atroz de los terroristas
Gráfico: Los pasos de los terroristas
>>> informaciones anteriores
EEUU permite a sus soldados ir a Londres | Reino Unido niega que tenga planes de retirarse de Irak
NOTICIAS RELACIONADAS
LONDRES.- Mohammed Sidique Khan, de 30 años, Hasib Hussain, de 18, Shehzad Tanweer, de 22, británicos de origen paquistaní, sembraron el pasado 7-J el terror en Londres junto a un cuarto hombre. Los cuatro eran del condado de West Yorkshire y llevaban una vida de aparente normalidad.
Khan era padre de familia y trabajaba como profesor de niños discapacitados. Hussain vivía con sus padres y Tanweer trabajaba en la tienda de su progenitor. En los últimos meses los dos primeros se convirtieron en devotos religiosos.
Hussain se ‘transformó’, según lo que cuentan sus conocidos, tras un viaje a Pakistán, país originario de sus padres, y al que fue enviado por ellos por llevar una vida desordenada tras fracasar en el instituto.
Tanweer, que es graduado en Ciencias del Deporte, había viajado a Pakistán y Afganistán.
Después de identificar a los cuatro posibles suicidas autores de los atentados, la policía británica está buscando a un quinto terrorista en relación con el 7-J, aunque los investigadores descartan que esta persona participara en la colocación de las bombas, confirmaron fuentes policiales a la cadena pública británica BBC.
Los investigadores centran ahora sus trabajos en tratar de localizar al «cerebro» de la matanza. Dada la juventud de los autores de los ataques la policía cree que otra persona pudo coordinarles y darles instrucciones sobre cómo tenían que colocar las bombas.
Las últimas imágenes de los presuntos autores materiales fueron captadas por las cámaras de seguridad de la estación de King’s Cross, adonde llegaron desde el condado de West Yorkshire, a 312 kilómetros de la capital. Reían pocos minutos antes de perpetrar los cuatro atentados en la capital británica. Los cuerpos de todos ellos han sido localizados en cada una de las zonas atacadas el 7-J.
Shehzad Tanweer, de 22 años: Este británico nacido el 15 de diciembre de 1982 en Bradford se graduó en Ciencias del Deporte en la Universidad Metropolitana de Leeds.
Tanweer, quien vivía en Colwyn Road de Beeston (Leeds, West Yorkshire) con sus padres, su hermano y dos hermanas, rompió en los últimos meses su rutina despachando alimentos en la tienda «fish and chips» (pescado y patatas, un plato inglés tradicional) que regenta su progenitor, de origen paquistaní, cerca de su casa en Colwyn Road.
Un tío de Bashir Ahmed, de 65 años, ha expresado la desolación de la familia, que no puede aceptar que Shehzad haya causado tantas muertes. «Estamos destrozados», confesó Ahmed, quien explicó que hace unos seis meses su sobrino viajó Pakistán para estudiar religión. «No fue él. Tuvo que haber fuerzas detrás de él», ha declarado el tío del presunto terrorista a la BBC.
Tanweer era un «niño de una buena familia, agradable», asegura consternado un vecino de la familia que conoce al joven desde «muy pequeño». «Le gustaba salir, jugar al fútbol, al cricket, eso era lo que quería hacer», asegura este vecino quien niega que hubiese expresado opiniones radicales.
«Siempre sonreía, era uno de esos chicos que nunca piensas que podía ser terrorista. Es por eso que estoy conmocionado que haya matado a toda esa gente», subrayó.
La Policía vigila un casa cerca de Dewsbury. (Foto: AP)
La policía cree que murió en el atentado entre las estaciones de metro de Aldgate y Liverpool Street.
Hasib Hussain, de 18 años: Su madre denunció angustiada el 7-J a las diez de la noche, más de doce horas después de los atentados, que desconocía el estado de su hijo describiendo la vestimenta con la que había salido de su casa en Colenso Mount el día anterior cuando les dijo que iba a Londres con algunos amigos. Según los vecinos, Hussain había vivido allí toda su vida. Su cuerpo, destrozado, apareció en el autobus que explotó junto a sus tarjetas y carnet de conducir.
‘The Independent’ asegura que este joven estudiante de la Escuela Superior Matthew Murray había sido sometido a una fuerte disciplina por parte de sus padres al haber sido un adolescente muy rebelde. Hace unos 18 meses se convirtió en un ‘devoto religioso’.
Según un vecino de la familia, que lleva viviendo veinte años en Holbeck, un barrio de Leeds (West Yorkshire), los Hussain son «muy buenas personas».
Mohammed Sidique Khan, de 30 años: De origen paquistaní, estaba casado con Hasina, con quien tiene un bebé de unos ocho meses. Además, su mujer estaba embarazada de cuatro meses. Hace cinco, Sidique se mudó a la localidad de Dewsbury, en el mismo condado de West Yorkshire, tras haber vivido en Beeston (Leeds). Al parecer, se dedicaba al cuidado de niños discapacitados. Su mujer también tenía un empleo relacionado con la educación. Un vecino ha declarado que no sabía que Mohammed Sidique fuese una persona religiosa. «Yo frecuento mucho la mezquita y nunca le había visto allí»,dijo. Varios de los documentos personales de Sidique fueron hallados entre los escombros de la estación de Edgware Road.
La vivienda de su suegra, Farida Patel, cercana a la de la pareja, ha sido registrada por la Policía.
La Policía ya ha identificado al cuarto terrorista pero aún no ha trascendido ningún dato sobre él, sólo que también procedía de West Yorkshire. Sus restos permanecen bajo los escombros en la estación londinense de King’s Cross.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.