Sentenciado por fraude ex jefe de WorldCom

Una jueza de Nueva York sentenció a Bernard Ebbers, quien fuera cabeza de la segunda compañía de telecomunicaciones de EE.UU, a pasar 25 años en prisión por un fraude de US$11.000 millones.
El escándalo de WorldCom fue considerado más grande en el mundo corporativo estadounidense.
El escándalo financiero fue catalogado como el más grande en el mundo corporativo estadounidense.
Al leer la sentencia, la jueza Barbara Jones aseguró un castigo que para Ebbers, de 64 años, podría significar que pasará el resto de sus días tras las rejas. La parte acusadora pedía 85 años de prisión.
La sentencia se produce después de que en marzo pasado Ebbers, fundador y presidente de WorldCom, fuera hallado culpable de presentar documentación falsa ante las autoridades federales estadounidenses con la intención de cometer fraude.
La jueza Jones negó el pedido de la defensa de Ebbers de una sentencia menor basándose en la condición cardíaca del sentenciado, la «escasa» posibilidad de reincidir en el delito y sus acciones pasadas en favor de instituciones de caridad.
El día anterior Jones negó la solicitud de un nuevo juicio que hacía la defensa con el argumento de que tres testigos que consideraba fundamentales no fueron escuchados.
Lea: WorldCom se declara en bancarrota
Entre 2000 y 2002 WorldCom maquilló sus estados financieros con la intención de aparentar que la compañía no había sido afectada por la llamada «crisis de las puntocom», como se conoce a la pérdida de valor que sufrieron a fines de la década de los 90 las empresas de alta tecnología relacionadas con Internet.
Ebbers tenía un interés personal ya que acumulaba una deuda de US$400 millones que estaba respaldada con acciones de la compañía. Algunos de sus acreedores empezaron a pedir garantías adicionales temiendo la pérdida del valor de la empresa.
Auge y caída
La empresa maquilló pérdidas de hasta US$11.000 millones.
Ebbers empezó su carrera regentando una cadena de moteles en Mississippi. En 1983 cambió de ramo al asociarse con un grupo de inversionistas y formar Servicios de Descuento de Larga Distancia, una operadora de telefonía de bajo costo.
Con Ebbers como jefe ejecutivo, la empresa se expandió absorbiendo más de 60 pequeñas y medianas compañías independientes de telecomunicaciones. En 1995 el conglomerado pasó a denominarse WorldCom.
En 1998 WorldCom compró MCI Communications por US$40.000 millones en lo que fue la mayor adquisición en la historia corporativa de Estados Unidos.
WorldCom llegó a ser la segunda empresa de telefonía de larga distancia con 20 millones de clientes. Pero durante la crisis de las empresas de alta tecnología de mediados de los noventa sufrió dificultades y acumuló deudas por US$41.000 millones
Cuando en el 2002 se destapó el fraude contable, la empresa reconoció tener un hueco fiscal de US$4.000 millones en sus libros. Ese faltante iría creciendo hasta llegar a los US$11.000 millones.
Vaquero al teléfono
Ebbers solía ir a trabajar de jeans y botas vaqueras. Eso, junto a su estilo franco y en ocasiones desfachatado, le ganó el mote de «vaquero de las comunicaciones».
OTROS CASOS
En junio Dennis Kozlowski, ex presidente ejecutivo de Tyco International LTD, fue declarado culpable por robo y fraude
Martha Stewart sirvió cinco meses de prisión por falsas declaraciones de su empresa, ImClone Systems
John Rigas, presidente de Adelphia Communications, fue declarado culpable de fraude en 2004
En su mayor momento de gloria, a fines de los 90, Ebbers acumulaba una fortuna personal estimada en US$1.200 millones. Estaba en el puesto 174 de la famosa lista Forbes de los 500 hombres de negocios más influyentes.
Entre sus pertenencias se encontraba el mayor rancho o hacienda de Canadá.
Hoy toda su fortuna ha desaparecido para satisfacer las demandas personales de los inversionistas que iniciaron querellas contra Ebbers. Sólo la segunda esposa de Ebbers se quedará con US$50.000 y una modesta casa en Florida.
Para los accionistas las pérdidas por el colapso de WorldCom sumaron US$180.000 millones. Para los 20.000 trabajadores de la compañía, la pérdida de sus empleos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.