Port Langley: puerto para el embarque ilegal de armas a México

Jorge Alejandro Medellín
El Universal
Lunes 08 de agosto de 2005
Notas Relacionadas
Arsenales militares, los supermercados para el tráfico ilegal 08/08/05
«Pretenden `Los Zetas` presionar al gobierno» 08/08/05
Grupos de inteligencia naval de México y de Estados Unidos han detectado el flujo de embarques ilegales con armas y cartuchos hacia territorio nacional desde un punto de la costa oeste estadounidense, de acuerdo con reportes de la Secretaría de Marina.
Oficiales de la Armada de México indican que el lugar es la Isla de Langley, frente a las costas del estado de Washington, en el Pacífico estadounidense. Se le ha identificado como puntos de embarques de armas hacia Mazatlán, Culiacán, y Guerrero.
Rifles de asalto AR-15 y AK-47 son llevados en lanchas rápidas, de norte a sur, siguiendo rutas en sentido contrario a las del tráfico de drogas, hacia las costas de Guerrero y Oaxaca, de donde se presume nutren primero a grupos guerrilleros y luego a la delincuencia regional.
En Guerrero, la laguna de Coyuca y cuatro o cinco puntos en el municipio de Coyuca de Benítez serían los principales sitios de desembarco de armas, cartuchos y granadas de mano. Pero los datos de inteligencia no van más allá.
De Eslovenia a Tepito
Otros reportes de inteligencia consultados por EL UNIVERSAL y que involucran el seguimiento de fuentes civiles a nivel local y regional indican que otra parte de las armas cortas y largas que ingresan al país lo hacen desde puntos tan lejanos como Eslovenia, Serbia, Kosovo e incluso Israel.
En su camino están puertos texanos como el de Galveston. Después, la «frontera caliente» con Nuevo Laredo, Tamaulipas, y de ahí hacia Nuevo León, Tabasco, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Distrito Federal y Morelos.
La intrincada red abastece en el DF a Tepito, Iztapalapa y puntos de las delegaciones Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza. En esa demarcación los traficantes de armas presentan catálogos a sus clientes.
Se presume que es en éstos en donde se ofrecen las armas más costosas, cotizadas y destructivas: granadas, lanzacohetes y proyectiles de 40 milímetros.
¿Cómo entran al país? Las fuentes de inteligencia civil sostienen que una parte de los embarques llega a costas mexicanas en lanchas rápidas tipo Go Fast desde el estado de Texas.
De ahí las armas, granadas, cartuchos e incluso chalecos antibalas alcanzan las costas de Veracruz, Tabasco y Campeche.
Después el tráfico sigue por tierra, en una red que se vuelve invisible a los ojos de autoridades.
Fusiles de fabricación checa procedentes de Eslovenia, Serbia y Kosovo, han sido asegurados en operativos efectuados en la periferia del Distrito Federal.
Estos desechos de la guerra en la ex Yugoslavia siguen reciclándose y alcanzan distintos precios en México, señalan las fuentes consultadas.
Las ametralladoras y subametralladoras Uzi y los fusiles Galil, de fabricación israelí, también se venden en el mercado negro de armas mexicano.
«Incluso hemos encontrado chalecos antibalas y granadas israelíes en algunos arsenales», agrega uno de los entrevistados.
Nadie sabe
En su página de internet la Secretaría de la Defensa Nacional actualiza cada dos días la información sobre el combate a las drogas y a los cárteles del narcotráfico pero nunca aparece estadística sobre el tipo de armamento, los calibres, los cartuchos incautados, las regiones, estados o zonas donde se ha asegurado el armamento o el valor estimado del mismo.
Tampoco hay datos sobre el tema en ninguno de los cuatro informes de labores de la Sedena.
En la Secretaría de Marina-Armada de México ocurre algo similar. La dependencia no da cifras diarias o semanales sobre los aseguramientos o el papel de la Marina en la lucha antidroga, tampoco sobre el tráfico de armas que llegan desde los puntos de embarque en Estados Unidos.
La Procuraduría General de la República y la Secretaría de Seguridad Pública federal están en la misma circunstancia: ninguna aporta datos de manera abierta sobre el tráfico de armas en México, su naturaleza, orígenes, formas, rutas desde territorio estadunidense, presencia nacional, consecuencias, costos sociales y papel como delito grave.
Nada de esto ha aparecido en los informes de labores de ambas dependencias, y en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional es imposible obtener información oficial sobre el tema.
Todo está clasificado como información «reservada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.