Hallan vehículo y huellas de ladrones de banco en Brasil

El vehículo que utilizaron los ladrones que el pasado fin de semana vaciaron la caja fuerte de una sucursal regional del Banco Central, llavándose el botín más cuantioso en la historia de Brasil, fue encontrada el 10 por la policía en un estacionamiento.
Agentes de la Policía Federal localizaron hoy la vagoneta que fue usada para transportar los 150 millones de reales (unos 65.2 millones de dólares) robados de la filial del banco emisor en Fortaleza, capital del estado de Ceará (noreste de Brasil).
Según la información de la policía, la misma furgoneta fue usada para llevarse la tierra sacada del interior del túnel de 80 metros que los asaltantes cavaron durante unos tres meses para acceder a la caja fuerte del banco.
El vehículo, abandonado en un estacionamiento cercano a la casa desde la cual comenzaba el túnel, tenía en su interior un fajo de cien billetes de 50 reales (que valen aproximadamente 21.7 dólares cada uno) y muchas fajillas de las que usan los bancos para atar fajos de billetes.
Se encontraron también rastros de tierra, colillas de cigarrillo, una de ellas con manchas de lápiz labial, y otros objetos que podrían tener marcas de huellas digitales de los autores del gran robo, que podrían ser recuperadas.
Esto es importante porque anteriormente, los investigadores no habían logrado hallar impresiones digitales, pues los delincuentes esparcieron cal por toda la casa que usaron como guarida, con la obvia intención de no dejar rastros.
Por ello, el hallazgo de hoy es considerado por las autoridades como la mejor pista obtenida hasta ahora para el esclarecimiento del hurto, ya que los ladrones prácticamente no dejaron pistas en la casa desde la cual abrieron el túnel.
La residencia fue alquilada por una persona que dio un nombre falso y luego abrió una compañía de jardinería que sirvió como fachada a sus verdaderas actividades. El vehículo encontrado hoy servía para que los «empleados» de la falsa casa de jardinería retiraran montones de tierra todos los días.
El asalto al banco fue descubierto hasta el lunes en la mañana, cuando la enorme caja fuerte del banco fue abierta y la encontraron casi totalmente vacía.
Los números de serie de los tres millones de billetes usados de 50 reales que se llevaron los ladrones, que pesan 3.5 toneladas, no habían sido registrados y eso causará muchas dificultades para poder rastrearlos.
Versiones periodísticas señalan que la policía ya elaboró retratos hablados de tres de los presuntos autores del gran robo, pero no se han divulgado para no entorpecer las investigaciones.
Los detectives sospechan que los autores del latrocinio contaron con la colaboración de algún funcionario del banco porque, aparte de conocer con exactitud la ubicación de la caja fuerte, el funcionamiento de las oficinas del banco y algunas prácticas del mismo, pudieron eludir varios sistemas de alarma. (Xinhua)
11/08/2005

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.