Amnistía critica plan colombiano hacia los "paras"

DANIEL WOOLLS
Associated Press
MADRID – Amnistía Internacional criticó el jueves el plan del gobierno colombiano para desmovilizar a los paramilitares, afirmando que en Medellín esos combatientes colgaron sus uniformes pero siguen matando bajo la apariencia de firmas privadas de seguridad o como confidentes del ejército.
La desmovilización en noviembre del 2003 del grupo paramilitar de Medellín Cacique Nutibara «en lugar de ilustrar la estrategia nacional de desmovilización ideada por el gobierno … ha resultado ser una ilusión mortífera», dijo el grupo con sede en Londres en un informe difundido en Madrid.
En Medellín, la segunda ciudad de Colombia, los grupos paramilitares siguen actuando como una fuerza militar, matando y amenazando a activistas de derechos humanos y reclutando nuevos miembros, además de servir junto a las fuerzas gubernamentales, según el informe.
Sin embargo, en lugar de actuar dentro de amplias unidades uniformadas como lo hicieron en el pasado, «ahora, cada vez más, encubren sus actividades haciéndose pasar como miembros de firmas privadas de seguridad o actuando como informantes para las fuerzas de seguridad», denunció el informe.
La violencia ha disminuido en Medellín pero las fuerzas paramilitares siguen controlando gran parte de la ciudad, especialmente los barrios pobres. Por ello, la seguridad de los civiles depende en ocasiones de los «caprichos» de los comandantes paramilitares locales, agregó.
«El imperio de la ley no puede ser garantizado en una ciudad en la que cualquier intento de interrogar o desafiar a las fuerzas paramilitares puede y desencadena la violencia política como respuesta», dijo Marcelo Pollack, investigador de Amnistía especializado en temas de Colombia.
Los grupos paramilitares colombianos aparecieron hace dos décadas para combatir a los guerrilleros izquierdistas que atacan al gobierno colombiano desde mediados de 1960. Pero desde entonces esas milicias se han mezclado más en el narcotráfico y han sido acusadas de centenares de atrocidades.
La violencia política en Colombia causa anualmente más de 3.000 muertos.
Cacique Nutibara fue el primer grupo de una organización paramilitar llamada Autodefensas Unidas de Colombia, que se desmoviliza en masa dentro de su plan para desarmar a sus 12.000 combatientes para fines de este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.