Cómo protegerse de los peligros dejados por un huracán

Es tan importante proteger su salud y seguridad después de un huracán como lo es durante el mismo. Los huracanes dejan a su paso una serie de peligros. Aquí se presentan algunos consejos para prevenir enfermedades, lesiones y muertes después del paso de un huracán.
Saber cuándo y adónde ir sin peligro
Escuche continuamente la radio o la televisión para enterarse de la información de emergencia de última hora.
Averigüe a qué calles, áreas y edificios es seguro regresar. Usted puede obtener esta información de los anuncios públicos o de las autoridades.
Evite estar en lugares donde haya aguas en movimiento, no importa su profundidad ni la velocidad a la cual se mueven. No conduzca a través de caminos inundados. Los carros pueden ser arrastrados por el agua o averiarse.
Seguridad del agua y los alimentos
Es posible que sea peligroso consumir alimentos y beber del agua de la llave después de un huracán o una inundación. El agua segura para beber, cocinar y para la higiene personal es el agua embotellada, hervida o tratada. Su departamento de salud local o estatal puede hacer recomendaciones específicas para hervir o tratar el agua en su zona. A continuación presentamos algunas reglas generales relacionadas con el agua para beber, cocinar y para la higiene personal. Recuerde:
No use agua contaminada para lavar trastos, hacer hielo, cepillarse los dientes, lavar o preparar comida, lavarse las manos, hacer hielo o fórmula para bebé. Si es posible, use fórmula de bebé que no necesita que se le agregue agua. Si es posible, use un desinfectante de manos a base de alcohol para lavarse las manos.
Si usa agua embotellada, asegúrese de que viene de una fuente segura. Si no está seguro que la fuente del agua es segura, debe hervirla o tratarla antes de usarla. Tome sólo agua embotellada, hervida o tratada hasta que las autoridades determinen que el agua de la llave no representa riesgo alguno.
Hervir el agua, cuando resulte práctico, es la manera preferida de matar bacterias y parásitos dañinos. La mayoría de los organismos mueren cuando el agua hierve por un minuto.
Cuando no resulte práctico hervir el agua, se la puede tratar con comprimidos de cloro o de yodo o con cloro de uso doméstico sin olor (5.25% de hipoclorito de sodio):
Si usa comprimidos de cloro o de yodo, siga las instrucciones que vienen con los comprimidos.
Si usa cloro doméstico, agregue 1/8 de cucharadita (~0.75 mL) de cloro por galón de agua si el agua es clara. Para el agua de color oscuro, agregue 1/4 de cucharadita (~1.50 mL) de cloro por galón. Mezcle bien la solución y déjela reposar por unos 30 minutos antes de usarla.
Nota: Tratar el agua con comprimidos de cloro o de yodo o con cloro líquido no matará los parásitos.
Antes de volverlos a usar, los recipientes de agua se deben enjuagar con una solución de cloro. Tenga precaución al utilizar tanques de almacenamiento de agua o cualquier otro tipo de contenedor. Por ejemplo, los tanques de los camiones de bomberos, así como las latas o frascos utilizados antes podrían estar contaminados con microbios o sustancias químicas. Para desinfectar el agua no confíe en métodos no comprobados.
Seguridad en las edificaciones
Es posible que las edificaciones no sean seguras después del paso de un huracán o una inundación. Existe una serie de peligros que debe tener en cuenta al regresar a su casa o a otra edificación e iniciar su limpieza. Por lo general, regrese a las edificaciones durante el día para que no tenga que utilizar las luces y pueda darse cuenta de los posibles peligros estructurales, eléctricos o escapes de gas que haya.
Riesgos de los servicios públicos
Antes de entrar a una edificación, asegúrese de que el interruptor eléctrico principal esté apagado. Para evitar incendios, electrocuciones o explosiones, desconecte la energía eléctrica y los tanques de gas natural o gas propano.
Asegúrese de que todos los equipos y aparatos eléctricos estén completamente secos antes de ponerlos a funcionar.
Manténgase alejado de las líneas de alto voltaje derribadas. Avise de inmediato a la compañía eléctrica.
Si sospecha que hay un escape de gas, aléjese inmediatamente de lugar y avise a la compañía de gas. No haga nada que pueda causar una chispa, como encender las luces, prender un fósforo o fumar.
Avise a las autoridades de los daños en los servicios públicos.
Riesgos de incendio
Si es posible, use lámparas y linternas de pilas en vez de velas. Si usa velas, asegúrese de que estén dentro de porta-velas que no presenten peligro y estén alejadas de cortinas, papeles, madera y otros objetos inflamables.
Riesgos del monóxido de carbono
El gas del monóxido de carbono lo puede matar, aunque usted no pueda verlo ni olerlo. Ciertas máquinas utilizadas para la limpieza emiten monóxido de carbono. Siga estos consejos para evitar la intoxicación por monóxido de carbono.
Coloque los generadores eléctricos portátiles fuera de su casa o edificación y alejados de cualquier ducto que lleve aire al interior de las edificaciones.
Coloque las máquinas de lavar a presión con motor de gasolina fuera de la edificación y en áreas bien ventiladas.
Véase también Intoxicación con monóxido de carbono.
Materiales peligrosos
Tenga en cuenta que los huracanes y el agua de las inundaciones pueden dañar, mover o enterrar materiales y compuestos químicos.
Llame al departamento de bomberos para que inspeccionen o retiren compuestos químicos y otros materiales peligrosos.
Llame al departamento de bomberos para que retiren los tanques de propano. Los tanques de propano pueden incendiarse o explotar.
Use guantes aislantes y proceda con cuidado si tiene que quitar la batería de un carro. Aunque el carro esté inundado, las baterías pueden tener todavía carga eléctrica.
Limpieza
Para prevenir enfermedades, seque y desinfecte todo lo que haya en las edificaciones. Esto prevendrá el crecimiento de bacterias, virus, moho y hongos que pueden causar enfermedades.
Limpie con agua y jabón los muros, los pisos y las superficies de los mostradores. Desinféctelos con una mezcla de 1 taza de cloro y 5 galones de agua.
Lave toda la ropa y ropa de cama y mantelería en agua caliente. Seque al aire y rocíe con desinfectante todos los artículos que no se puedan lavar (por ejemplo, colchones y muebles). Limpie a vapor las alfombras. Bote a la basura todos los artículos que entraron en contacto con el agua y que no pueden ser desinfectados.
Véase también La limpieza de una inundación y Peligros de limpieza después de una inundación.
Animales y mosquitos
Tenga cuidado con los animales salvajes o que estén extraviados, pues pueden estar desorientados y ser peligrosos después de un huracán o una inundación.
Las culebras pueden estar ocultas en lugares poco comunes después de una inundación. Tenga cuidado. Si lo muerde una culebra, trate de identificarla para que, en el caso de que sea venenosa, le puedan aplicar el antídoto correcto. No corte la herida ni intente chupar el veneno.
Proteja todas las fuentes de alimentos y bote los restos de animales muertos para evitar atraer a las ratas.
Use repelente de insectos cuando esté al aire libre. Las inundaciones pueden traer más mosquitos, los cuales son portadores de enfermedades.
Información adicional
Precauciones cuando regrese a su casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.